Público
Público

El autor de "Archipiélago GULAG" recibe sepultura en un monasterio moscovita

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El escritor ruso y Premio Nobel de Literatura Alexandr Solzhenitsin fue sepultado hoy en la necrópolis del Monasterio Donskói de Moscú en una ceremonia solemne a la que asistió el presidente ruso, Dmitri Medvédev.

La ceremonia fúnebre transcurrió sin discursos, con servicios religiosos y honores militares, rendidos al escritor en su calidad de veterano de la Segunda Guerra Mundial.

Las salvas de fusilería de una guardia de honor anunciaron a miles de moscovitas, a los que el monasterio no daba cabida, que el literato que luchó toda su vida contra el totalitarismo comunista había sido enterrado en el histórico camposanto.

Los funerales de Solzhenitsin comenzaron con una misa de cuerpo presente oficiada en la Catedral Grande del convento por el arzobispo Alexi, vicario del Patriarca ortodoxo ruso, Alejo II, en presencia de la viuda, Natalia, sus hijos y otros familiares.

El presidente ruso, quien interrumpió sus vacaciones para asistir al entierro, se sumó a la ceremonia religiosa en la catedral, donde depositó un ramo de rosas rojas en el féretro abierto del escritor y le dio el pésame a la viuda.

Miles de moscovitas acudieron para dar el último adiós al escritor a la catedral, junto a cuyo pórtico fue instalado un gran retrato y una cruz de madera con la inscripción "Alexandr Isáyevich Solzhenitsin. 11.12.1918 - 03.08.2008".

Tras finalizar el velatorio, el féretro de Solzhenitsin fue trasladado por oficiales a la parte central del cementerio, que alberga los restos de destacadas personalidades rusas.

Al igual que la viuda y los hijos del escritor, el presidente de Rusia arrojó un puñado de tierra sobre el féretro del difunto.

Solzhenitsin fue enterrado al lado del famoso historiador ruso Vasili Kliuchevski (1841-1911), en el lugar que él mismo eligió hace ya cinco años.

Cumpliendo su voluntad, el Patriarca ruso bendijo la concesión del sitio donde se dio sepultura al autor de "Archipiélago GULAG", uno de los testimonios más descarnados sobre los campos de concentración estalinistas.

El monasterio, fundado en 1591 por el zar Fiódor Ioánovich en honor del icono de la Virgen del Don por haber salvado a Moscú de una invasión de tártaros de Crimea, se convirtió con el tiempo en cementerio de representantes de la nobleza, la cultura y el arte.

Las últimas personalidades que recibieron sepultura en su camposanto fueron el general Antón Denikin, líder del "movimiento blanco" en la guerra civil rusa contra los bolcheviques, y el filósofo Iván Ilyin, con sus esposas, cuyos restos fueron repatriados hace tres años.

Así, Solzhenitsin yacerá al lado de algunos líderes de la Guardia Blanca, a cuya lucha dedicó numerosas páginas y cuya rehabilitación impulsó en la nueva Rusia.

El cuerpo de Solzhenitsin fue trasladado al Monasterio Donskói en la noche del martes, después de que miles de moscovitas se despidieran de él en la capilla ardiente instalada en la sala fúnebre de la Academia de Ciencias de Rusia.

El primer ministro y ex presidente ruso, Vladímir Putin, fue uno de los primeros en acudir a la capilla ardiente y dar el pésame a la viuda y sus hijos, que recibieron las condolencias de decenas de representantes de la política y la cultura rusas, y también de ciudadanos de a pie.

El escritor y pensador ruso falleció el domingo pasado a la edad de 89 años a consecuencia de una insuficiencia cardiaca.

Solzhenitsin, condecorado en dos ocasiones por su participación en la contienda mundial, fue condenado en febrero de 1945 a ocho años de confinamiento por llamar a Stalin "el bigotudo" en una carta enviada a un amigo desde el frente.

Alcanzó la fama tras publicar en 1962 de la novela "Un día en la vida de Iván Denísovich", sobre la vida de los confinados, y en 1970 obtuvo el Premio Nobel de Literatura por "la fuerza moral con la que siguió las tradiciones de la literatura rusa".

En 1974, cuando se publicó en Occidente el primer volumen de "Archipiélago GULAG", para el que entrevistó a 227 antiguos presos de campos de concentración soviéticos, el escritor fue deportado a Alemania Occidental y privado de su ciudadanía.