Público
Público

El avión del Gobierno suizo regresa de Libia sin los dos ciudadanos retenidos en Trípoli

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El avión enviado el martes por el Gobierno suizo a Libia regresó esta madrugada sin los dos ciudadanos suizos retenidos desde hace trece meses en Trípoli, según confirmaron las autoridades.

La "liberación" de los dos suizos -que viven en la Embajada de Berna en Trípoli- fue acordada hace una semana, cuando el presidente suizo Hans Rudolf Merz viajó por sorpresa a Libia para pedir perdón públicamente por la detención en Ginebra del hijo del dirigente de ese país, Muamar el Gadafi.

La prohibición a los ciudadanos helvéticos de abandonar Libia, donde trabajan para multinacionales suizas, fue tomada como venganza por la breve detención, en julio de 2008, de Hannibal Gadafi, acusado de maltratar a dos empleados domésticos.

El Ministerio suizo de Finanzas, del que Merz también es titular, aseguró que los preparativos para su repatriación continúan y que se espera el visto bueno final de la Justicia libia.

La crisis entre los dos países no se ha limitado a una disputa diplomática, sino que ha tenido consecuencias económicas para Suiza (interrupción de vuelos entre Suiza y Trípoli, la caída de la actividad comercial bilateral o el retiro casi total de los fondos libios en este país).

El plazo que se ha dado el Gobierno suizo para el retorno de los dos ciudadanos es el 1 de septiembre, cuando Libia conmemorará los 40 años de la llegada al poder del Gadafi, según la promesa que hizo a Merz el primer ministro libio, Mahmudi Al Bagdad.

La parte del acuerdo que más irrita en Suiza es la que establece la creación de una comisión internacional independiente que investigará la actuación de la Policía de Ginebra en la detención de Hannibal Gadafi, que cumplía la orden de un fiscal.

Ambos países tienen hasta el próximo domingo para designar cada uno a un diplomático extranjero que participara en la comisión.

Los dos designados elegirán a un tercero que será el presidente del grupo, que desarrollará sus trabajos en Londres.