Público
Público

El azúcar podría ser adictivo, según un estudio hecho con ratas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un estudio con ratas ofrece pruebas científicas de lo que muchas personas a dieta ya sabían: el azúcar puede ser adictivo.

"El exceso de azúcar en la sangre puede actuar sobre el cerebro de forma muy similar al abuso de drogas", señalí Bart Hoebel, de la Universidad de Princeton en Nueva Jersey, tras presentar sus resultados esta semana en un encuentro del Colegio Estadounidense de Neuropsicofarmacología en Arizona.

El autor afirmó que tomar agua azucarada en exceso generó en las ratas analizadas cambios de conducta y neuroquímicos que se asemejaban las modificaciones que se producen cuando los animales o las personas abusan de ciertas sustancias.

"Estos animales mostraron señales de cese de un hábito adictivo e incluso efectos posteriores duraderos que se parecerían al síndrome de abstinencia", dijo a los periodistas en una rueda telefónica.

En uno de los experimentos, las ratas de laboratorio fueron alimentadas con un desayuno con agua azucarada después de un ayuno nocturno, durante un período de tres semanas.

"Lo que descubrimos es que esto generaba un aumento de la dopamina. Esto sucede en una parte del cerebro involucrada en la motivación y la recompensa, el núcleo accumbens", explicó el autor.

"Se sabe desde hace mucho tiempo que las drogas de abuso generan o aumentan los niveles de dopamina en esa parte del cerebro. Aquí el azúcar está haciendo algo por lo que las drogas de abuso son famosas", indicó.

Hoebel dijo que el efecto no sería producto del azúcar en sí, sino del acto de consumir mucho azúcar.

En otro experimento, a ratas alimentadas de esa manera se les quitó el azúcar durante varias semanas. Cuando se las autorizó a consumirlo nuevamente, comieron más que antes.

"Es casi como si tuvieran abstinencia de azúcar", indicó el experto.

ALCOHOL

Cuando el equipo le ofreció alcohol a las ratas en lugar de agua azucarada, los animales que habían consumido azúcar bebieron más alcohol de lo que tomaría una rata normal. Además, presentaron signos de hiperactividad cuando se les administró lo que normalmente sería una dosis inocua de anfetamina.

"Todavía no sabemos qué sucedería con las personas", dijo Hoebel. "Existiría una relación entre los desórdenes conocidos tradicionalmente como abuso de sustancias y el desarrollo de un deseo anormal por un compuesto natural, en este caso, el azúcar".

Por su parte, Melanie Miller, portavoz de la Asociación del Azúcar, que es un grupo industrial, indicó que actualmente no hay evidencia de que el azúcar sea adictivo para los humanos.

El estudio fue financiado por el Instituto Nacional de Abuso de Drogas y el Instituto Nacional de Salud Mental de Estados Unidos.