Público
Público

El Barça quiere poner fin a su nulidad como visitante este año

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El AXA Barcelona se medirá mañana en la pista del Estudiantes con un claro objetivo, como es el de poner fin a un racha imparable de derrotas como visitante, ya que en la ACB no gana en campo ajeno desde la jornada 11, cuando se enfrentó al Manresa (64-62).

En las siguientes cuatro visitas, el equipo que entrena Dusko Ivanociv sólo ha conocido la derrota (Gran Canaria, 88-74; Murcia, 95-82; Menorca, 85-64; y Unicaja, 77-62), lo que le ha restado potencial en la cabeza de la clasificación y le ha relegado a la quinta posición.

Por contra, en el Palau el Barça sigue inexpugnable. Esta condición la ha reforzado especialmente en las últimas cuatro jornadas en su cancha, donde simultáneamente han desfilado Madrid, Joventut, Tau y Bilbao, los cuatro equipos que le preceden, y todos ellos han sido superados por los barcelonistas.

Pero el Barça de foráneo no pinta bien. El pasado jueves, en la Euroliga, el conjunto catalán se medía contra uno de los peores equipos de la competición, el alemán Brose Baskets, contra que el obtuvo una agónica victoria (65-69), cimentada en acciones individuales desde la línea de tres puntos en los momentos finales. El Barcelona se clasificó como uno de los peores terceros de la competición y ha quedado integrado en el tercer bombo del sorteo del 'Top-16'.

Ante el Estudiantes, el Barça desea frenar la nulidad como visitante en que se ha destacado. Además, un triunfo en Madrid le daría mucha moral para disputar la semana que viene la fase final de la Copa del Rey, que se celebrará en Vitoria.

Para los barcelonistas más optimistas, el conjunto catalán afrontó la pasada Copa del Rey en una situación deportiva no muy alejada de la presente y al final se alzó con el título. A pesar de aquel golpe de fortuna, la realidad ahora es otra en el entorno del club catalán, donde ya se empieza a mirar de otra forma el trabajo de Ivanovic, hasta el punto de cuestionársele su futuro a corto plazo.

De hecho, si el Barça hubiese caído la semana pasada en su pista contra el Joventut de Badalona, lo que hubiese supuesto la sexta derrota consecutiva (entre partidos de la Liga y de la Euroliga), la continuidad del técnico no parecía garantizada.