Público
Público

Bruselas estudia un nuevo crédito para Grecia de 20.000 millones

Confusión sobre las negociaciones en torno a los próximos paquetes de ajustes que se exigirán al país heleno

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los países de la zona del euro estudian conceder a Grecia un nuevo crédito de hasta 20.000 millones de euros, según revela el rotativo germano Handelsblatt. El diario precisa que el segundo paquete de ayudas de 130.000 millones aprobado en febrero no es suficiente para atajar las necesidades financieras del país heleno.

Según declaraciones de un 'alto representante de la zona del euro' al citado rotativo económico, la concesión de un nuevo crédito a Grecia es por ello 'inevitable' y calcula que será de 16.000 a 20.000 millones de euros. Igualmente revela que los ministros de Finanzas de la zona del euro aprobarán previsiblemente las ayudas suplementarias para Grecia en su reunión del próximo 12 de noviembre. El nuevo crédito para sanear las finanzas de Grecia necesitará de la aprobación del Bundestag, el parlamento germano, que debe sancionar toda operación de rescate de la zona del euro.

El ministro de Finanzas griego cancela una comparecencia en el Parlamento por 'agotamiento severo' 

El país heleno debía alcanzar un superávit primario del 4,5% en sus presupuestos lo mas tarde en 2014, meta que, al parecer, no podrá alcanzar hasta dos años mas tarde, en 2016, según se desprende del borrador del memorando de entendimiento que negocia con la troika -Comisión Europea (CE), Banco Central Europeo (BCE) y Fondo Monetario Internacional (FMI)-.

Los tres organismos no están además de acuerdo sobre si Grecia será capaz en 2020 de financiar su propia deuda. Mientras la Comisión considera que hasta 2022 Grecia no podrá reducir su cuota de deuda hasta el nivel máximo soportable del 120%, el FMI mantiene la meta para ese objetivo del año 2020.

El rotativo destaca finalmente que, en todo caso, los países de la zona del euro quieren aliviar el servicio a la deuda de Grecia y reducir una vez mas los tipos de interés para los créditos de ayuda, así como prolongar su duración. Sin embargo, subraya que no tienen intención de condonar deuda griega, aunque el FMI había propuesto en las negociaciones de la troika esa alternativa.

En tanto, en Grecia reina una gran confusión sobre el resultado de las negociaciones del nuevo paquete de medidas de austeridad que se exigirá al país para que siga recibiendo dinero. Las negociaciones entre la troika, el Ejecutivo de Andonis Samarás y los tres partidos que sustentan al gobierno -el conservador Nueva Democracia, el socialdemócrata Pasok y el centroizquierdista Dimar- continúan este jueves a varias bandas.

La concesión de un nuevo crédito a Grecia es 'inevitable'

El objetivo es superar las divisiones generadas por las medidas para una mayor flexibilidad laboral que exigen los acreedores de Grecia. El Gobierno heleno y los representantes de la troika se acercaron ayer tanto a cerrar un acuerdo sobre las medidas de ahorro, que incluso se produjo un anuncio oficial por parte de Atenas, que tuvo que ser luego corregido desde la Unión Europea.

El portal informativo In.gr, uno de los más importantes del país heleno, ha asegurado que el Ejecutivo de Samarás estaría barajando continuar las negociaciones con la troika incluso sin el apoyo de alguno de sus socios, pero eso dificultaría la aprobación parlamentaria del paquete. El mensaje del gobierno, según el diario Naftemporiki que cita a fuentes oficiales, es que 'no puede haber más retrasos' en la aprobación del nuevo programa de ajuste, después de cuatro meses de negociaciones y si se quiere que el Eurogrupo del 12 de noviembre pueda aprobar la concesión del nuevo crédito.

Pero los socios progresistas del gobierno, en especial Dimar, siguen reacios a incluir en el paquete de recortes del gasto público nuevas medidas de flexibilización laboral que consideran no tienen nada que ver con el ajuste fiscal. Así las cosas, no sólo se desconoce cuándo se votará el paquete en el Parlamento griego, ni siquiera está claro qué tipo de texto presentará la delegación griega en la reunión del grupo de trabajo del Eurogrupo, que comienza hoy en Bruselas.

Las negociaciones entre la troika, el Ejecutivo y sus socios de Gobierno continúan a varias bandas

Precisamente, la tensión de las negociaciones han obligado al ministro griego de Finanzas a tomarse un descanso. Yannis Stournaras ha cancelado una comparecencia en el Parlamento después de una visita obligada al médico, que le diagnosticó 'agotamiento severo y gripe'. Según el gabinete del ministro, Stournaras se pasó toda la noche al teléfono negociando con representantes de la UE y el FMI.

Curiosamente, su predecesor, Vassilis Rapanos, tuvo que ser hospitalizado de urgencia al poco de asumir las responsabilidades de la cartera de Finanzas griega en junio por dolores abdominales, náusea y mareos. A los pocos días renunció al cargo debido a sus problemas de salud.