Público
Público

Bruselas no consigue que el examen a la banca sea público

Alemania y España prefieren no revelar las dificultades de los grandes bancos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Comisión Europea pidió ayer 'alta transparencia' en las pruebas de esfuerzo o estrés que se pretenden realizar a la vuelta del verano a las entidades financieras sistémicas de la Unión Europea. Para Joaquín Almunia, comisario de Economía, esos exámenes 'deberían hacerse públicos', como en Estados Unidos, que puso negro sobre blanco las debilidades de sus principales entidades. Las palabras de Almunia, quien reconoció que Bruselas no puede imponer su criterio, chocaron con la oposición de Alemania o España, partidarios de exámenes en profundidad pero con publicidad limitada.

'Deben pensarse mucho las consecuencias de hacer públicos individualmente los resultados', aseguró la vicepresidenta económica española, Elena Salgado, a preguntas de Público. Para ella, en una primera fase deberían publicarse 'los resultados agregados' para ver cuál es la situación conjunta de la banca europea. La ministra aseguró que la opacidad que defiende no pretende ocultar una mala situación de los bancos españoles porque los que serán examinados 'están más que sanos'. 'Nuestras entidades van a tener un comportamiento excelente', aseguró la vicepresidenta, por lo que 'por nuestra parte [...] no habría ningún problema en que el resultado se hiciese público', recalcó.

Las pruebas de esfuerzo realizadas en EEUU constataron que, de los 19 bancos más importantes, 10 necesitaban recapitalizaciones por valor de 75.000 millones de dólares (53.000 millones de euros). En la UE, la preocupación de países como Alemania, por las consecuencias que para su sistema bancario conllevaría identificar a las entidades más débiles, dificulta, por el momento, hacer públicos los resultados, que los ministros de Economía de los 27 conocerán en otoño.

'Necesitamos transparencia', reiteró Almunia, 'la mayor posible para recuperar la confianza y funcionamiento de los mercados', aseguró.

En la reunión del Ecofin en Bruselas, la vicepresidenta española también pudo congratularse de que se aprobara la generalización del sistema español de provisiones bancarias para afrontar la morosidad crediticia. Esta exigencia se lleva aplicando en España desde el año 2000 y en esta crisis se ha revelado como una de las más eficientes del mundo. La fórmula consiste en llenar más la hucha en épocas de bonanza para hacer frente con más holgura a los impagos en épocas de crisis.