Público
Público

Los camioneros griegos debaten hoy si suspenden la huelga iniciada el lunes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los transportistas griegos se han dado cita hoy en Atenas, en una reunión extraordinaria, para decidir si suspenden la huelga iniciada el lunes pasado.

Está previsto que la asamblea extraordinaria convocada por el sindicato del sector para las 14.00 hora local (11.00 gmt) de este domingo, y se espera que dure varias horas.

Mientras, el Ejército, con la ayuda de camioneros movilizados por el Gobierno, ha logrado restablecer gran parte del suministro de combustible y productos en el país, aliviando la seria situación de desabastecimiento creada en seis días de huelga.

El ministro de Infraestructura y Transporte, Dimitris Repas, propuso anoche al sindicato de camioneros de transporte y de petróleo que terminaran con la huelga a cambio de levantar las sanciones previstas por la Justicia, por haber desobedecido una orden gubernamental de regresar el trabajo.

El Gobierno dio esa orden el miércoles, en el tercer día de la huelga, ante la escasez de combustible que la protesta causó en el país, en plena temporada de turismo.

Con su paro laboral, unos 33.000 transportistas protestan contra el plan del Ejecutivo socialista de liberalizar su profesión.

"La liberación del monopolio no es negociable", dijo Repas al canal de televisión ateniense Mega.

"Grecia no tiene tiempo que perder para realizar los cambios necesarios. Hacia fines del año, Grecia tendrá una imagen completamente diferente", añadió.

La liberalización del sector del transporte, así como las previstas en otras profesiones, son parte de los requisitos exigidos por el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Unión Europea (UE), que tienen a la economía griega bajo supervisión tras otorgarle un paquete de ayuda trianual, en forma de préstamos por un total de 110.000 millones de euros, para salvarle de la bancarrota.

Los camioneros y el gobierno mostraron anoche la voluntad de continuar con las negociaciones previas a la huelga, pero el Ejecutivo ha dejado claro que sólo tratará sobre detalles del periodo de transición hacia la nueva reglamentación, y sobre eventuales reducciones de impuestos.

El viernes pasado, ante la negativa de la mayoría de los transportistas de suspender la huelga, el Gobierno decidió movilizar al Ejército para asegurar el suministro de combustible a hospitales, puertos y aeropuertos, y ordenó a las empresas privadas poner a disposición de las autoridades sus camiones y personal para ayudar a restablecer el abastecimiento en el país.

Así, desde la madrugada del sábado, y durante toda la noche pasada, camiones del Ejército y de las compañías de petróleo, escoltados por la policía, han trabajado sin cesar, según informó hoy la Unión de Propietarios de Gasolineras, en las últimas 24 horas se ha logrado abastecer más del 50 por ciento de las gasolineras de las principales ciudades griegas.

El proceso en las provincias y las islas avanza más lento, pero se espera que en dos días se haya restablecido la normalidad.

"Hemos llegado a nuestro límite. Estamos perdiendo clientes", alertó hoy el vicepresidente de la Unión de Comerciantes Mayoristas, Antonis Makris, tras pedir el fin de la huelga.

"El turismo se está dañando mucho por la falta de combustible y en especial, por la imagen negativa de Grecia en el exterior", advirtió por su parte Yanis Evengelu, un empresario del sector turístico, en declaraciones a la televisión Skai.