Público
Público

Las carreteras no están hechas para el coche eléctrico

Las estaciones de servicio no cuentan con proyectos a corto plazo para instalar puntos de recarga 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

¿Quién compraría un coche sólo para desplazamientos dentro de la ciudad? En caso de respuesta afirmativa, se puede optar por un modelo eléctrico, que ahorra dinero y contamina menos. Sin embargo, si lo que se busca es un coche para todo, un eléctrico puede dejar tirado a su conductor en la carretera, ya que a corto y medio plazo las estaciones de servicio no se plantean incorporar postes de recarga de baterías, según han explicado a este periódico los principales operadores.

Los vehículos eléctricos se enfrentan a dos retos para convertirse en una alternativa real a los modelos propulsados con combustibles fósiles: mayor autonomía (la media actual de recorrido es de 100 kilómetros) y que cuenten con puntos de recarga tan extendidos como las gasolineras en la actualidad.

El Ministerio de Industria lanzó su programa MOVELE para incorporar 2.000 vehículos eléctricos antes del 31 de diciembre de 2010 en entornos urbanos e instalar 546 puntos de recarga. Barcelona, Sevilla y Madrid serán las ciudades piloto, pero los coches se quedarán allí, en las urbes, ya que aunque quisieran ir más lejos hay modelos que pueden recorrer 300 kilómetros e incluso 700 no tendrían dónde repostar por el camino. Y eso que los nuevos prototipos de postes de recarga rápida permiten llenar la batería en 15 minutos, el tiempo que se tarda en tomar un café en la gasolinera.

Las principales estaciones de servicio en España están dando los primeros y tímidos pasos para determinar si incorporan enchufes y puntos de recambio de baterías en sus instalaciones, y el único proyecto de demostración redactado en la actualidad es el que se prevé para la nueva estación de Repsol en la calle Méndez Álvaro de Madrid. El proyecto, que 'se realizará en colaboración con empresas eléctricas y del sector del automóvil', pretende 'instalar en el aparcamiento postes de repostaje para la recarga de baterías de coches eléctricos e híbridos enchufables', explicaron fuentes de la compañía.

Además, Repsol firmó la semana pasada un acuerdo con el Gobierno vasco para crear una red de recarga de coches eléctricos en esa comunidad, aunque la compañía no concretó lugares ni plazos. El convenio firmado entre el Gobierno vasco y Repsol prevé instalar a partir de 2011 una red de recarga en las estaciones de servicio de Petronor, lo que 'permitirá la movilidad de los vehículos eléctricos dentro del País Vasco'. Pero, ¿y si un sevillano quiere viajar al País Vasco en su coche eléctrico, o un barcelonés a Madrid?

Por su parte, Cepsa lo 'contempla y estudia', aunque lo de colocar enchufes es algo 'prematuro', indicó la compañía.

Barcelona y Sevilla instalarán sus puntos de recarga en aparcamientos públicos subterráneos o cubiertos en el centro de la ciudad y vinculados a actividades comerciales, laborales, administrativas y de ocio, y en postes situados en la vía pública y en aparcamientos de la flota municipal. Sin embargo, ninguno estará en las gasolineras.

Llenar el depósito de gasolina puede costar 50 euros, pero una recarga completa de la batería de un coche eléctrico sale por tan sólo un euro. Uno de los aspectos que se analizará en los proyectos de demostración como el MOVELE es cómo cobrar por la recarga, aunque sea tan poco. Barcelona cuenta con zonas de estacionamiento en la calle que tienen postes de recarga y el coste es de 1,95 euros por aparcar y 1,2 euros por la recarga. La directora de la Agencia Local de la Energía de Sevilla, Cristina Vega, señaló que el coste de la recarga es muy bajo y en el proyecto se estudiarán las diferentes modalidades de pago, desde incluirlo en el precio del aparcamiento a ofrecer un bono anual.

El informe sobre cambio climático de la Agencia Internacional de la Energía, presentado recientemente, apuesta por los vehículos eléctricos e híbridos si se quiere luchar contra el calentamiento. Ahora apenas suponen el 2% de los vehículos que circulan por la UE, pero en 2030 deberían ser el 60%. Por su parte, el Ministerio de Industria quiere que en 2020 el 20% del parque automovilístico español sea de vehículos eléctricos, pero para alcanzar esta cifra serán necesarios enchufes no sólo en los hogares y aparcamientos, sino también en la red de carreteras.

 

2.559.164 euros

Coste total de la instalación de los 546 puntos de recarga de baterías para vehículos eléctricos en Barcelona, Madrid y Sevilla, dentro del programa MOVELE.

546 enchufes

Sevilla contará con 75 puntos de recarga, Madrid con 280 y Barcelona con 191, antes del 31 de diciembre de 2010.

7.000 euros

Ayuda pública máxima para comprar un turismo eléctrico ya disponible en España y que cuesta 49.300 euros.