Público
Público

Las cartas de ‘Sandokán’

El polémico concejal y constructor cordobés escribe a Rajoy pidiéndole un nuevo boom inmobiliario

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Espoleado por su tremendo apoyo popular (se ha convertido en la segunda fuerza política de la ciudad de Córdoba) y a escasos dos meses de las elecciones al Parlamento andaluz, a las que aspira a presentarse, Rafael Gómez, el constructor y joyero metido a político, le ha escrito dos cartas al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en las que les sugiere cómo 'atajar' la crisis y el paro: volviendo al urbanismo salvaje. El constructor, apodado Sandokán, está siendo procesado por cohecho en el caso Malaya y es concejal de un Ayuntamiento al que le debe en sanciones urbanísticas más de 30 millones de euros.

 Una de las misivas, colgadas en la web de la formación política de Sandokán (www.unioncordobesa.es), insta al Gobierno a aprobar una ley por la que los empresarios de la construcción, como el propio Gómez, se hagan con 'los suelos' de 'la banca' y que en esas parcelas se permita una densidad de viviendas muy superior a la que prevén los planes generales. 'Quiero decirle señor presidente que la única empresa que es capaz de crear empleo en este país se llama construcción', escribe Gómez, quien sugiere que levantaría viviendas de un dormitorio a 45.000 euros, de dos dormitorios a 55.000 y de tres dormitorios a 75.000, como si se tratara de un anuncio de una inmobiliaria. Eso sí, según su carta 'serían viviendas sociales'.

Sandokán, en su carta, asegura que si los bancos sueltan todo el suelo que tienen embargado y se impulsa la construcción se podrían llegar a crear entre 1,5 y 2,5 millones de empleos en los próximos cuatro años. 'En estos momentos, los españoles no estamos preparados para competir con ningún país del mundo' por lo que 'no podemos dedicarnos a otra cosa que no sea la construcción', concluye el concejal cordobés, que además niega la existencia de la burbuja inmobiliaria y culpa de la crisis a los 'especuladores' de la banca, y no a los constructores, 'que nos hemos dedicado a crear empleo y bienestar para los españoles'.

En la misiva, el ahora político cordobés apela al sentimentalismo usando la misma estrategia que cuando declaró ante el Juzgado por el caso Malaya, que tuvo que interrumpir cuando rompió a llorar. Sandokán hace un recorrido por su vida de empresario hecho a sí mismo recordando sus orígenes como cabrero, pavero y emigrante a Francia que hizo fortuna a través de la joyería y la construcción.

Pero, en un discurso extremadamente populista, arremete contra China y sugiere a Rajoy que España imponga unos fuertes aranceles a las mercancías que procedan del país asiático. 'Estamos invadidos por la invasión de la fabricación china hacia nuestro país', escribe. Pero Sandokán olvida su propio pasado. En 2005 comenzó a construir en Córdoba más de 40.000 metros cuadrados de naves industriales sin licencia ni permiso municipal que le acabaron costando la mayor sanción urbanística de Andalucía: una multa de 24,6 millones de euros que aún no ha pagado. En esas naves, el empresario quería montar un centro comercial de productos importados de China, principalmente. De hecho, el complejo aún está lleno del material que no ha podido vender.

Pero hay más cartas. En otra, dirigida al alcalde de Córdoba, José Antonio Nieto (PP), el mayor deudor del Ayuntamiento exige que se condone el pago de sanciones y multas urbanísticas en la ciudad. Sandokán habla al principio de que el importe de las sanciones se reduzcan un 90% para, párrafos más adelante, pedir que 'les quiten las multas a todos aquellos ciudadanos que se han construido sus viviendas con su esfuerzo y no tienen dinero para pagarlas'. Gómez obvia que se levantaron incumpliendo la ley. Y concluye: 'Desde Unión Cordobesa le pedimos al Ayuntamiento que no ponga tantas multas y que mire más por cordobeses'.