Público
Público

Castigo bursátil para casi todos los valores atacados

Sólo el BBVA evolucionó mejor que el Ibex tras las apuestas de Deutsche Bank

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Desde que, el pasado 11 de junio, Deutsche Bank comunicó sus apuestas a la baja, ahora rectificadas, contra cinco grandes empresas cotizadas españolas (BBVA, Banco Popular, Ferrovial, Grifols y Gamesa), ha habido de todo en el parqué: a los rumores de un multimillonario rescate para salvar a España de una quiebra inminente siguieron, entre otras noticias, la de que la banca española no estaba (ni mucho menos) tan mal como se decía, y el anuncio de un principio de pacto entre el Gobierno y el PP para acordar la política energética, que impactó notablemente en la cotización de las empresas de ese sector.

Es difícil saber si las posiciones cortas anunciadas en su momento por el banco alemán han penalizado a las compañías afectadas, que prefieren no entrar en la cuestión. Pero el dato está ahí: cuatro de ellas (Popular, Ferrovial, Grifols y Gamesa) han tenido pérdidas entre el 14 de junio (primera sesión bursátil tras anunciarse las posiciones cortas) y el martes 6 de julio (cuando Deutsche Bank rectificó sus apuestas bajistas). El Ibex ha subido en ese periodo un tímido 0,3%.

El castigo más duro ha sido para Gamesa, que ha caído un 7%, coincidiendo con las negociaciones para el recorte de las subvenciones a la energía eólica anunciado la semana pasada, tras un acuerdo entre el Ministerio de Industria y el sector. Hay pocas empresas comparables con la navarra en el Ibex. La única que también fabrica aerogeneradores, Acciona (presente en muchos otros negocios), ha cedido un 1% en el mismo periodo.

Ferrovial, otra damnificada, ha caído en ese tiempo un 2,7%. Le ha ido mejor que a sus rivales OHL (-4,3%) y FCC (-2,9%), y peor que a ACS y Sacyr, que han subido en el periodo, respectivamente, un 0,6% y un 2,7%, aunque el repunte de Sacyr se truncó espectacularmente ayer, después de que Mutua Madrileña vendiera casi toda su participación.

Grifols, por su parte, ha caído desde el 14 de junio hasta el pasado martes un 2,4%. Su cotización se ha resentido este año, tras ser un valor refugio durante lo peor de la crisis. En el Ibex no hay otras farmacéuticas que permitan comparar la marcha del grupo catalán.

La excepción a la regla es el BBVA. Las posiciones desveladas por su rival germano no tuvieron efecto en su cotización y el banco se disparó en bolsa cuatro días después de conocerse esas apuestas, cuando España forzó a los países de la UE a publicar las pruebas de resistencia de los principales bancos europeos y se conoció que la entidad que preside Francisco González figuraba, junto al Santander, en buena posición en el escalafón.

El BBVA es la única de las cinco firmas afectadas cuya cotización ha subido desde el pasado 14 de junio (un 2,9%). Entre sus rivales, ha habido de todo: el Santander ha repuntado un 5,9% y Banesto (controlado por la entidad cántabra), un 3,1%. El mejor comportamiento entre los bancos del Ibex ha correspondido al Sabadell, que ha subido un 9,1%. En el lado de las pérdidas, destacan Bankinter (-6,4%) y el Popular, que sí figuraba en la lista negra del Deutsche y ha cedido un 2,9%. Últimamente, la entidad que preside Ángel Ron no gana para sustos: el pasado 2 de julio, Financial Times aseguró que el Popular necesitaba ampliar capital. Pero el rotativo británico, con fama de infalible, erró: se refería al Popolare italiano, que ni siquiera cotiza en bolsa.