Público
Público

CCOO y UGT piden a Rajoy un giro social en Europa

Envían una carta en la que exigen que se aplace el objetivo de déficit

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los secretarios generales de UGT y CCOO, Cándido Méndez e Ignacio Fernández Toxo, han remitido una carta al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, para que impulse en la cumbre europea del próximo 30 de enero un cambio de orientación en la política económica europea.

'Nos preocupa y nos oponemos a buena parte de lo que dice el Tratado sobre la estabilidad, la coordinación y la gobernanza de la unión económica y monetaria', señalan en la misiva, en la que añaden que 'se echan en falta bastantes cosas que debiera decir'.

En este sentido, le piden a Rajoy que el cambio de orientación debe realizarse en tres direcciones. En primer lugar, instan a promover 'con toda urgencia' un plan europeo de estímulo del crecimiento de la economía y del empleo, utilizando los recursos de los que dispone la UE y la capacidad de financiación del Banco Europeo de Inversiones (BEI).

En segundo lugar, demandan plazos más largos para el cumplimiento de los objetivos del Pacto de Estabilidad y Crecimiento sobre déficit y deuda pública; y, por último, llaman a la aprobación definitiva de los instrumentos necesarios para resolver la crisis financiera europea.

Según insisten los sindicatos, las políticas económicas que se han desplegado hasta la fecha 'ni han resuelto la crisis de las deudas soberanas ni la falta de financiación de las empresas y de la familias', y se ha generado una nueva recesión que hará que tampoco puedan alcanzarse los objetivos de reducción del déficit y la deuda'.

'Es muy necesario que las próximas cumbres del Eurogrupo y del Consejo Europeo no se conviertan en motivo de nuevas frustraciones', apostillan los líderes sindicales en su carta.

Por otro lado, CCOO y UGT han adjuntado al presidente del Gobierno la declaración de oposición de la Confederación Europea de Sindicatos (CES) al tratado que se debatirá en la cumbre del 30 de enero.

En dicha declaración, la organización sindical europea plantea que 'los líderes se equivocan' cuando piensan que un nuevo tratado que no cuente con la participación de los interlocutores sociales a nivel nacional y europeo resolverá la crisis de la deuda soberana.

Además, aseguran que los principios que se incluyen en el texto 'debilitarán la Europa social en lugar de reforzarla', 'ahogarán el crecimiento y aumentarán el desempleo'.

Por su parte, la CES propone un mandato más claro del Banco Central Europeo y, no sólo la posibilidad, sino también la 'obligación' de que actúe como prestamista de último recurso, además de la emisión de eurobonos, para que los países como España puedan financiarse más barato en los mercados.