Público
Público

La CE considera inaceptable la actitud de GM sobre Opel y le pide transparencia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El comisario europeo de Industria, Günter Verheugen, consideró hoy "inaceptable" la manera en que General Motors (GM) gestiona los problemas de Opel, su filial europea, y exigió al grupo estadounidense información completa y transparente sobre sus planes para esta división.

En rueda de prensa, Verheugen confirmó que va a organizar una reunión, sin precisar la fecha, de los países europeos en los que Opel está presente -con plantas de ensamblaje o de componentes- para fijar una posición común ante la petición de ayudas para evitar su quiebra.

GM ha propuesto a las autoridades europeas segregar Opel para garantizar su supervivencia, pero para ello reclama una ayuda pública de 3.300 millones de euros.

El constructor tiene una planta en España (Figueruelas, en la provincia de Zaragoza), cuatro en Alemania, dos en Reino Unido, una en Bélgica y otra en Polonia.

Además, controla en Suecia la marca de vehículos de gama alta Saab -que ya se ha declarado en quiebra- y hay numerosos proveedores que fabrican componentes para Opel en otros estados miembros, entre ellos Francia.

Verheugen criticó que GM esté negociando con las autoridades de cada país afectado individualmente, e incluso a nivel regional en algunos casos, y dejó claro que hace falta una posición común de los interlocutores europeos.

El comisario insistió en que el gigante estadounidense debe ofrecer información precisa sobre sus planes para la división europea y en concreto sobre los derechos de propiedad.

"Hay muchas preguntas que todavía no tienen respuesta", recalcó el político alemán.

Su país es uno de los más perjudicados por las dificultades de Opel y, en ese contexto, la canciller, Angela Merkel, transmitió hoy su descontento a la directiva del grupo por la falta de consistencia de su plan de saneamiento, según la prensa.

Por parte española, el secretario de Estado para la UE, Diego López Garrido, se mostró dispuesto a discutir la situación con los demás gobiernos implicados.

López Garrido apuntó que la propuesta de GM "entraña dificultades" y consideró que "la base del plan sería la nítida separación entre la división estadounidense y la europea".

También el secretario de Estado de Industria francés, Luc Chatel, se mostró favorable a que los países europeos armonicen su respuesta a las demandas de Opel, aunque consideró que la coordinación no debe limitarse a la relación con un solo constructor e insistió en que hace falta una estrategia europea común para la industria del motor.