Público
Público

Casi un centenar de víctimas por identificar en un proceso que "está costando más" de lo previsto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Cuatro días después del accidente del avión de Spanair en el aeropuerto de Barajas todavía quedan por identificar a 91 de las 154 víctimas mortales, un proceso que "está costando más" de lo inicialmente previsto, según ha reconocido hoy el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba.

Tres laboratorios trabajan en la identificación de los cuerpos: el de Guardia Civil, el de Policía Nacional y el de Instituto Nacional de Toxicología, contrastando huellas dactilares y muestras de ADN.

Ismael Rodríguez, allegado de uno de los fallecidos, ha explicado tras la reunión en el hotel Auditorium entre las familias de las víctimas y responsables de la Guardia Civil y Protección Civil que la demora se debe a que hay muestras de ADN que "no están en el mejor estado posible", lo que obliga a recoger más material biológico.

Para el ministro del Interior, "la celeridad en este proceso es un principio que hay que respetar al máximo, pero también la seguridad en la identificación de las víctimas", por lo que hoy no ha ofrecido plazos.

"Tenemos que estar seguros de que lo que digamos a las familias es la verdad", ha subrayado tras visitar en el hospital Niño Jesús a a un niño de ocho años que se recupera de las lesiones que le provocó el siniestro aéreo del pasado miércoles.

Las familias pueden sufrir un "proceso de insatisfacción, frustración y enfado" si se crean "expectativas" a los familiares sobre la conclusión de la identificación de las víctimas que luego no pueden cumplirse, ha advertido hoy la psicóloga del Samur María Dolores Rolle que presta ayuda a las personas que esperan resultados en el cementerio madrileño de La Almudena.

Entre ayer y hoy, una quincena de víctimas mortales han sido entregadas a sus familiares. Pareja a la conclusión de la identificación ha comenzado también la entrega, en el aeropuerto de Barajas, de los enseres de las víctimas.

Los restos mortales de los pasajeros identificados del avión que se estrelló en el maniobra de despegue cuando se dirigía a Gran Canaria continúan llegando a sus lugares de origen donde reciben el homenaje póstumo de sus pueblos y ciudades.

Gran Canaria, Saldaña (Palencia) o Almagro (Ciudad Real) se han despedido hoy de sus vecinos fallecidos.

La familia de Gabriel Guerrero Durán, auxiliar de vuelo onubense de Spanair fallecido, ha agradecido las muestras de apoyo recibidas por parte del personal de la compañía aérea, pero lamenta la ausencia de responsables de la empresa.

La aerolínea habilitará a partir del próximo martes el teléfono gratuito 900850092, donde las familias de las víctimas podrán consultar dudas acerca de indemnizaciones, seguros o documentación.

También Spanair, junto con el Obispado de Mallorca, prepara una misa funeral en Palma para el día 4 de septiembre por las víctimas, que oficiará el obispo de la isla, Jesús Murgui.

De los 18 heridos del accidente aéreo, dos permanecen en estado muy grave, otro grave, tres están estables dentro de la gravedad, dos graves con evolución favorable, otros nueve evolucionan favorablemente y uno está leve.

Así lo ha explicado el director general de Hospitales de Madrid, Antonio Burgueño, quien ha expresado la incertidumbre de los médicos por el estado de una mujer de 44 años ingresada en el hospital Ramón y Cajal con traumatismo craneoencefálico severo y diversas heridas y madre de un niño también herido, y ha dicho que "parece irreversible que pueda despertar".

Para los agentes de la Guardia Civil que han participado en las tareas relacionadas con el accidente, la Asociación Independiente de la Guardia Civil (ASIGC-Profesional) ha pedido ayuda psicológica y el despliegue de más efectivos.

El trabajo de la Comisión Investigación sobre las causas de la tragedia sigue su curso y a ella se sumará la Agencia Europea de Seguridad Aérea por invitación del Gobierno español.

Un avión MD-82 de Spanair, el mismo modelo que el siniestrado, que cubre la ruta Barcelona-Lanzarote ha tenido que aterrizar esta mañana en el aeropuerto de Málaga al detectarse un fallo en el tercer generador, el de reserva, ya que se vuela con dos.