Público
Público

Ante Chile, España debe tener fe en una estrategia ya acreditada

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

España debe ignorar las críticas externas y mostrar fe en un estilo de juego que le ha dado muy buenos resultados para el partido del viernes correspondiente al Grupo H ante el líder, Chile, según el centrocampista Andrés Iniesta.

Luis Aragonés, el predecesor del seleccionador Vicente del Bosque, cuestionó la táctica del equipo español tras la derrota de la semana pasada por 1-0 ante Suiza, y sugirió que los campeones de Europa no habían sido lo suficientemente ambiciosos desde el inicio del encuentro.

Del Bosque puso a David Villa como único delantero en ese partido y aunque España dominó la posesión, tuvo dificultades para penetrar en la defensa bien organizada de los helvéticos.

En el segundo encuentro recuperó a Fernando Torres para el equipo titular y le situó junto a Villa en el ataque y España ganó 2-0 a Honduras y es probable que repita la táctica contra los chilenos el viernes en Pretoria.

"Creo que todo el mundo tiene derecho a opinar y a decir cómo ve a la selección. En esto estamos de acuerdo", dijo Iniesta en una rueda de prensa en la concentración de España el miércoles.

"Sí es cierto que no podemos entrar a tener dudas o a discutir lo que dicen unos u otros. Tenemos claro lo que debemos hacer y confiamos en nuestras posibilidades y en ganar a Chile para estar en la siguiente ronda. Cualquier otra cuestión no es importante", agregó el centrocampista, que parece que estará recuperado para el decisivo partido.

Ahora mismo, Chile encabeza el grupo seis en dos encuentros, España y Suiza tienen tres puntos y Honduras ninguno.

Una victoria de España, una de las favoritas antes de comenzar el torneo, supondría una clasificación automática, donde casi seguro se enfrentará a Brasil o Portugal, según como termine el Grupo G.

Costa de Marfil aún tiene opciones de clasificarse pero necesita arrollar a Corea del Norte y esperar que Portugal pierda ante Brasil.

DOS AUSENCIAS CLAVE

Chile, que sólo necesita un empate para avanzar, tendrá dos importantes ausencias en el estadio Lotus Versfeld de Pretoria. Carlos Carmona, encargado de conectar la defensa con el centro del campo, y Matías Fernández, un centrocampista de proyección ofensiva, están suspendidos por acumulación de tarjetas.

Rodrigo Millar probablemente sustituya a Carmona y Jorge Valdivia posiblemente reemplace a Fernández, situándose justo detrás de Humberto Suazo.

El combinado chileno dirigido por Marcelo Bielsa llega rebosante de optimismo a su último y más difícil encuentro de la fase, tras ganar sus primeros partidos del Mundial de Sudáfrica, y no parece que vaya a cambiar su filosofía de juego de ataque aunque sabe que un empate le sería suficiente para pasar de ronda.

"Es que esto es lo que nosotros practicamos, entrenamos, y no entrenamos para salir a empatar un partido, sería ilógico", dijo el capitán y portero chileno, Claudio Bravo, esta semana.

Bielsa posiblemente también introducirá novedades en la punta de ataque, con Jorge Valdivia, Alexis Sánchez y Mark González apoyados en los extremos por Mauricio Isla y Jean Beausejour, según se pudo ver en los entrenamientos.

"El hecho que en estos dos partidos nos ha sorprendido por los resultados que ha obtenido no quiere decir que no sea la misma España de antes. Son los mismos jugadores, todos sabemos perfectamente la calidad y las individualidades que tienen", dijo Mark González sobre el que definió como rival "más difícil del Mundial".

Chile y España no se ven las caras en una fase final de la Copa del Mundo desde hace 60 años.

Entonces, Brasil 1950, los europeos se impusieron con un cómodo 2-0 en el mítico estadio Maracaná, lo que acabó con los chilenos fuera de la competencia.

No hay que remontarse tanto para ver a los mismos protagonistas que saltarán al césped el viernes.

En 2008 y ya con Del Bosque y Bielsa en los respectivos banquillos, España goleó a Chile 3-0 en un amistoso con tantos de Villa, Torres y Santi Cazorla.