Público
Público

Colombia cierra el acuerdo de las bases con EEUU e intenta recomponer las relaciones con los andinos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Colombia y Estados Unidos cerraron las negociaciones del polémico acuerdo que permitirá a EEUU el uso de bases militares en el país andino y que llevó a distanciamientos con Ecuador y Venezuela, Gobiernos a los que el presidente Álvaro Uribe les expresó su voluntad de diálogo para recomponer las relaciones.

Un breve comunicado del Gobierno colombiano señaló que el Acuerdo en Materia de Cooperación y Asistencia Técnica en Defensa y Seguridad con Estados Unidos se cerró en Washington y permitirá a soldados de ese país usar bases militares en Colombia.

"Dicho Acuerdo reafirma el compromiso de las partes en la lucha contra el narcotráfico y el terrorismo", señaló la nota.

El texto, que fue acordado este viernes tras varios meses de negociación, pasará "ahora a la revisión técnica por las instancias gubernamentales de cada país para su posterior firma", agregó el mensaje.

La negociación del convenio para el uso de hasta siete bases militares colombianas por parte de EE.UU. derivó en un deterioro de las relaciones diplomáticas de Colombia con Venezuela y Ecuador, y a que los países de la Unasur convocaran a una reunión extraordinaria para el próximo 28 de agosto en Bariloche, Argentina.

El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, confirmó que asistirá a esa cita, al igual que ya lo hizo su colega colombiano, Álvaro Uribe, quien expresó este viernes que el diálogo con los Gobiernos de Ecuador y Venezuela se puede retomar para recomponer las tensas relaciones diplomáticas.

"Yo creo que puede haber un diálogo con Ecuador", dijo Uribe en la Asamblea de la Asociación Nacional de Empresarios (ANDI), que se realiza en Medellín (noroeste), en la que agregó que puede hacerse "lo mismo con Venezuela".

Uribe ofreció de nuevo disculpas a Ecuador por la incursión en ese país de militares colombianos que bombardearon un campamento clandestino de las FARC, en el que fue abatido alias "Raúl Reyes", número dos de ese grupo guerrillero, tras lo cual Quito rompió relaciones diplomáticas con Bogotá, en marzo de 2008.

"Este tema de nuestra incursión a la selva ecuatoriana en ese bombardeo contra 'Reyes', yo les pido perdón por eso. Se lo dijimos en República Dominicana", recordó el mandatario sobre la Cumbre del Grupo de Río en ese país en marzo del año pasado.

El gobernante colombiano agregó que el convenio de cooperación militar con Estados Unidos no excluye que se hagan "otros acuerdos" con todos los países vecinos.

"Qué bueno que nos podamos integrar todos", argumentó Uribe, al agregar que "lo que nosotros hagamos contra el terrorismo, le conviene a los vecinos".

Según el presidente venezolano, Hugo Chávez, ese acuerdo podría traer "vientos de guerra" en la región y debido a ese rechazo, que comparten varios países, la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) convocó a una cumbre extraordinaria de presidentes que se celebrará en Bariloche (sur de Argentina) el próximo 28 de agosto.

Uribe, que declinó participar el pasado 10 de agosto en la cumbre de la Unasur en Ecuador, confirmó su asistencia a esa reunión en Bariloche, pero advirtió que eso no implica que se condicione su acuerdo firmado hoy con Estados Unidos.

Además, condicionó su asistencia a Argentina a que también se traten temas como el armamentismo, el tráfico ilegal de armas y el terrorismo, entre otros asuntos.

El canciller de Brasil, Celso Amorim, pidió este viernes garantías a EEUU y a Colombia sobre ese acuerdo e indicó que hay que buscar garantías "jurídicas de que no vaya a haber utilización de equipos de manera que puedan comprometer la seguridad de otros países de la región".

El portavoz del Departamento de Estado de EEUU, Philip Crowley, señaló por su parte, que el acuerdo con Colombia no es un asunto que compete a la región, sino que se trata de un tema "estrictamente bilateral".

El funcionario estadounidense agregó que el convenio permitirá el acceso a instalaciones militares colombianas para poder llevar a cabo actividades conjuntas "contra el narcotráfico, el crimen trasnacional y el terrorismo".

Los planes de EEUU, que realizaba antes este tipo de operaciones desde la base ecuatoriana de Manta, cuya concesión no fue renovada por Quito, ha creado malestar entre algunos presidentes de la región, especialmente de países miembros de la Alianza Bolivariana para las Américas (ALBA), que lo ven como una amenaza.

Venezuela congeló las relaciones diplomáticas y comerciales con Colombia por las sindicaciones de Bogotá por supuestas desviaciones de armamento de ese país a las guerrillas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y por el acuerdo entre Bogotá y Washington.

Gobiernos como los de Chile, Brasil y Bolivia también han manifestado preocupación por el alcance del convenio colombo-estadounidense.

Antes de la cumbre de Unasur en Quito, Uribe hizo junto a su canciller, Jaime Bermúdez, una gira maratoniana por siete países de la región para explicar a sus gobernantes el proyecto de acuerdo con EEUU para compartir la utilización de bases colombianas.