Público
Público

La comisión parlamentaria alemana de Defensa analiza el bombardeo de Kunduz

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La comisión parlamentaria alemana de Defensa se reunió hoy en sesión extraordinaria para analizar el escándalo originado por la ocultación de un informe sobre un bombardeo en Afganistán, mientras el ministro de Trabajo y ex titular de Defensa, Franz-Josef Jung, continúa bajo presión.

El actual titular de Defensa, Karl-Theodor zu Guttenberg, anunció que facilitará al Bundestag (parlamento federal) todos los documentos de que dispone.

En una entrevista con la segunda cadena de televisión pública alemana ZDF, Guttenberg subrayó que hay que esclarecer cuáles fueron los motivos que condujeron a la ocultación de informaciones.

El escándalo saltó a la luz a raíz de un informe y un vídeo publicados ayer por el diario "Bild" en el que se revela que el ministerio de Defensa supo desde un principio que el bombardeo sobre dos camiones cisterna lanzado a comienzos de septiembre en las cercanías de Kunduz había costado vidas civiles.

El ministerio y el propio Jung, en cambio, habían sostenido en los primeros días tras la acción militar que todas las víctimas eran talibanes.

El caso ha costado el cargo al inspector general del ejército -jefe del estado Mayor-, Wolfgang Schneiderhan, y al secretario de Estado de Defensa, Peter Wichert.

El propio Jung se justificó ayer en el parlamento y aseguró que las informaciones de las que disponía en su momento no apuntaban a la existencia de víctimas civiles.

No obstante, reconoció que efectivamente existió el informe en cuestión, pero que no lo leyó sino lo remitió directamente a la OTAN sin enviar copia al Bundestag.

La oposición no se ha dado por satisfecha con las explicaciones de Jung, a quien ha exigido su dimisión.

Varios diputados han anunciado que solicitarán el establecimiento de una comisión de investigación parlamentaria si las informaciones continúan sin ser satisfactorias.

Guttenberg no quiso descartar que tenga que retractarse de su reciente valoración del bombardeo, en la que habló de una campaña militar "justificada".

El jefe del grupo parlamentario verde, Jürgen Trittin, afirmó hoy que Jung "no es sostenible" como ministro, aunque su cargo ya no sea el de Defensa.

"Un ministro tiene la obligación de proporcionarse la información necesaria. En lugar de eso, Jung trasladó a la OTAN un documento sin leerlo", dijo Trittin, quien recordó que tan sólo unos días antes, el ministro había prometido al parlamento que le facilitaría toda la información.

El defensor del soldado, Ulrich Kirsch, defendió hoy la decisión del entonces comandante de las fuerzas alemanas en Kunduz, Georg Klein, de solicitar el bombardeo, pues el destacamento alemán, situado a tan sólo seis kilómetros de los camiones cisterna "se sentía amenazado",

De no haber atacado, "con seguridad" habría habido víctimas entre los soldados alemanes, dijo Kirsch en declaraciones a la primera cadena de televisión pública "ARD".

No obstante, el militar criticó la política de información del Ministerio de Defensa bajo el titular Jung.

A su juicio, todo lo sucedido es además consecuencia de una "política equivocada" que ha apostado "únicamente por la carta militar" en lugar de reforzar la ayuda civil y "ganarse los corazones de la población afgana".