Público
Público

El cooperante italiano es recibido en Manila tras su liberación

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El cooperante italiano de la Cruz Roja, Eugenio Vagni, fue recibido hoy en Manila por autoridades filipinas y funcionarios de la organización humanitaria, después de permanecer seis meses secuestrado por el grupo terrorista Abu Sayaf.

Vagni, de 62 años, llegó en un avión militar a la base aérea de Villamor, donde además era aguardado por su esposa, de nacionalidad tailandesa, y el hijo menor de la pareja, con quienes habló antes por teléfono desde la isla de Mindanao, sur de Filipinas.

Delgado y aparentemente cansado, Vagni dijo a la prensa que se sentía bien y feliz por haber recuperado la libertad.

El italiano explicó que había perdido cerca de veinte kilos y que durante su cautiverio, padeció los dolores causados por una hernia, además del cólera, enfermedad de la que fue tratado con medicamentos que le hicieron llegar.

"Es un milagro que me pudiera recuperar del cólera", apuntó.

Un grupo de presuntos miembros de Abu Sayaf entregó a Vagni a la vicegobernadora de la provincia de la isla de Joló, Ann Sahidulla, hacia la medianoche y en lugar próximo a la localidad de Maimbung.

Tras la entrega, el cooperante de la Cruz Roja fue trasladado de madrugada a la ciudad de Zamboanga, donde le esperaban los jefes del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas, general Victor Ibrado, y de la comandancia militar de Mindanao Occidental, general Nelson Allaga.

Abu Sayyaf secuestró el pasado 15 de enero al suizo Andreas Notter, de 39 años; al italiano Eugenio Vagni, de 62, y a la filipina Jean Lacaba, de 37, cuando llevaban a cabo una inspección rutinaria de una cárcel en Joló, en Filipinas.

Lacaba fue liberada el pasado 2 de abril y Notter el 18 de ese mismo mes.

El presidente de la Cruz Roja filipina y senador, Richard Gordon, explicó a la prensa que el grupo que entregó al italiano pidió 50.000 pesos (unos 1.000 dólares) a la vicegobernadora de Joló por escoltar al secuestrado hasta el punto de encuentro.

Según la cadena de televisión ABS-CBN, Vagni fue intercambiado por dos esposas de uno de los cabecillas de Abu Sayaf, Albared Parad, capturadas el pasado martes en Jolo por un comando del Ejército.

Los secuestradores exigían un rescate de 10 millones de dólares por el cooperante italiano.

Al menos medio centenar de personas han sido secuestradas este año en Filipinas, según organizaciones independientes, y una veintena de acuerdo a los datos que maneja la Policía.

Un puñado de ex combatientes de la guerra de Afganistán contra la Unión Soviética fundó Abu Sayyaf en 1991 y, desde entonces, ha perpetrado los atentados más sangrientos del país y ha realizado múltiples secuestros, además de colaborar con el grupo Yemaa Islamiya, considerado el brazo de Al Qaeda en el Sudeste Asiático.