Público
Público

Cada día se cuelan 13.000 personas en el Metro de Barcelona

Las denuncias por viajar sin billete han aumentado un 25% en 2009

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB) calcula que cada día se cuelan en el metro de la capital catalana unos 13.200 viajeros sin billete, de los más de 1,2 millones que lo utilizan como media cada día. El fraude por colarse en el Metro sin pagar billete sería del 1,11% en Barcelona, según la presidenta de Transports Metropolitans de Barcelona (TMB) y concejal de Seguridad de la ciudad, Assumpta Escarp, que ha explicado que en el 2009 los inspectores controlaron el billete a 4,89 millones de viajeros, un 15% más que en el 2008, y aumentaron en un 25% las denuncias por viajar sin título de transporte, que actualmente ascienden a 50 euros.

En una comparecencia en la comisión municipal de Seguridad a petición de CiU, Escarp ha valorado como 'alto' el nivel de seguridad del Metro de Barcelona, donde no son habituales los delitos graves y violentos, mientras que Eduard Freixedes, de CiU, ha considerado que 'el gobierno de Hereu está fuera de la realidad, al negar problemas de seguridad'. Escarp ha destacado el refuerzo de la seguridad desde el 2008, con un aumento del 20% de la plantilla de inspectores, más personal de vigilancia y la instalación de 330 cámaras de videovigilancia.

CiU ha reclamado la comparecencia del responsable municipal de las instalaciones del Metro en la ciudad para informar de cuáles son las acciones que se llevan a cabo para controlar el fraude en el metro y garantizar la seguridad a sus usuarios frente a los carteristas.

Eduard Freixedes ha señalado que 'la carencia absoluta de reconocimiento de la existencia del problema por parte de los responsables municipales impide su solución', por lo que ha exigido al gobierno municipal que emprenda actuaciones concretas para combatir los hurtos y reducir el número de personas que se 'cuelan'. Entre éstas, ha mencionado que se mejoren las instalaciones de las estaciones, sustituyendo de manera sistemática los antiguos tornos por las nuevas puertas validadoras, y que se incremente la presencia de interventores para controlar el fraude.