Público
Público

Los dirigentes mundiales alaban la caída del Muro

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Numerosos dirigentes mundiales elogiaron el lunes a los ciudadanos comunes que ayudaron a la caída del Muro de Berlín, y dijeron que los acontecimientos históricos de hace 20 años mostraron que las naciones son capaces de enfrentarse a nuevos desafíos, desde el terrorismo hasta el cambio climático.

La canciller alemana, Angela Merkel, y dirigentes de Reino Unido, Francia y Rusia saludaron a las decenas de miles de personas que desafiaron la lluvia torrencial en la Puerta de Brandenburgo para celebrar el aniversario del colapso del Muro, que unificó a Alemania y marcó el fin a la Guerra Fría.

"Juntos hicimos caer el Telón de Acero y estoy convencida de que esto puede darnos la fuerza para el siglo XXI", dijo Merkel, quien creció en el lado comunista de Alemania y cruzó el Muro en la noche del 9 de noviembre de 1989.

"Nuestra buena fortuna nos obliga a asumir los desafíos de nuestros tiempos", agregó la canciller.

El mal tiempo no evitó que la gente se agolpara en la plaza frente a la Puerta, que fue una desolada tierra de nadie y ahora es un poderoso símbolo de la Alemania reunificada.

Muchas otras personas miraban desde los balcones, mientras algunos, desde las calles aledañas, trataban de avistar a los líderes mientras traspasaban la Puerta de este a oeste, siguiendo los pasos de los berlineses que tomaron el Muro 20 años atrás.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, dijo que la caída del Muro es un llamamiento a "pelear contra las murallas que siguen existiendo en nuestro mundo y que aún dividen ciudades, regiones y naciones".

El presidente ruso, Dmitry Medvedev, llamó a la construcción de un "mundo nuevo, mejor" y a una batalla común contra la crisis económica, el crimen, el terrorismo y la pobreza.

La secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, llamó a los líderes a trabajar juntos para promover la libertad más allá de las "fronteras actuales".

CAÍDA SIMBOLICA

A continuación, el ex líder del sindicato polaco Solidaridad y ex presidente polaco, Lech Walesa, derribó la primera ficha de una gigantesca y colorida cadena de piezas de dominó ubicada a lo largo de 1,5 kilómetros donde estuvo el Muro.

Apoyado por la antigua Unión Soviética, el Gobierno de la República Democrática Alemana comenzó a levantar su "barrera de protección antifascista" en la madrugada del 13 de agosto de 1961, para terminar con la huída masiva de sus ciudadanos hacia Berlín Occidental.

Las alambradas se convirtieron en un muro de cemento que rodeó los tres sectores occidentales de la ciudad, que patrullaban soldados con órdenes de disparar a quien intentara cruzar. De acuerdo con un estudio publicado este año, al menos 136 personas murieron tratando de cruzar el Muro de Berlín entre 1961 y 1989.

Miles de personas, sin embargo, consiguieron pasar los campos minados, perros y guardias en torres de vigilancia, usando ingeniosos planes que incluyeron túneles, cables aéreos y compartimentos ocultos en coches para cruzar hacia Occidente.

El 9 de noviembre de 1989 no se disparó un sólo tiro. Esa noche se convirtió en una gigantesca fiesta en toda la ciudad, con alemanes orientales recorriendo incrédulamente las calles de Berlín Oeste y habitantes de ambos lados de la ciudad abrazándose entre sí.

El lunes, fuegos artificiales iluminaron en cielo gris, recreando la atmósfera festiva que envolvió la ciudad hace 20 años.