Público
Público

EE.UU. dice que "no ha pagado nada" por la liberación de la estadounidense en Irán

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Estados Unidos "no ha pagado nada" por la liberación de la estadounidense Sarah Shourd, que abandonó hoy Irán tras permanecer un año en prisión acusada de espionaje, aseguró hoy el portavoz del Departamento de Estado, Philip Crowley.

En su conferencia de prensa diaria, Crowley negó que el Gobierno hubiera pagado la fianza de medio millón de dólares que permitió la puesta en libertad de Shourd, e indicó que ésta se debe a que "alguien proporcionó las garantías suficientes al Gobierno iraní".

"No sabemos cuáles fueron las acciones específicas", aseguró el portavoz, que precisó que el Departamento de Estado "aún no ha recibido una información completa de lo ocurrido en las negociaciones en las últimas 24 horas".

"El Gobierno de Irán tenía, en su proceso judicial, requisitos especiales para su liberación, y todo lo que sabemos es que se han dado pasos para satisfacer esos requisitos", indicó.

Según fuentes iraníes, el depósito de los 500.000 dólares, la cantidad determinada como fianza por el fiscal general de Teherán, Abbas Jafari Dolatabadi, fue el desencadenante inmediato para la liberación de Shourd.

Shourd, que hoy abandonó el país rumbo a Omán, fue detenida el 31 de julio de 2009 junto a sus compañeros Shane Bauer y Josh Fattal, cuando, según ellos, hacían senderismo en el Kurdistán iraquí y entraron por error en territorio de Irán.

Las autoridades iraníes les acusaron poco después de haber entrado de forma ilegal en territorio iraní para cometer actos de espionaje.

La Secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, urgió hoy al Gobierno de Irán a permitir la liberación de Bauer y Fattal, junto al resto de ciudadanos estadounidenses que permanecen detenidos o desaparecidos en el país árabe.

"Instamos a las autoridades iraníes a resolver sus casos sin demora y a permitirles que vuelvan inmediatamente junto a sus familias", señaló Clinton en un comunicado.

Clinton agradeció los esfuerzos del Gobierno de Omán y de la diplomacia suiza que actúa como mediadora en Teherán por su colaboración en la liberación de Shourd, y celebró su próxima reunión con su familia.

Por su parte, el presidente de EE.UU., Barack Obama, se mostró hoy "muy contento" por la noticia y lamentó también que los compañeros de Shourd continúen encarcelados en el país.

"Shane Bauer y Josh Fattal siguen siendo prisioneros en Irán y no han cometido ningún crimen", recordó Obama. "Tenemos la esperanza de que Irán demostrará su compasión al asegurar su regreso y el de los otros estadounidenses desaparecidos o detenidos en el país".

Según la agencia pública iraní, la justicia del país ha decidido mantener en prisión durante los próximos dos meses a los otros dos prisioneros.