Público
Público

EE.UU. insta a Pyongyang a no reiniciar su reactor nuclear

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Gobierno de EE.UU. lanzó hoy un llamado al régimen norcoreano para que no cumpla sus amenazas de reiniciar el reactor nuclear de Yongbyon y advirtió que esa iniciativa llevaría a un aislamiento aún mayor de Pyongyang.

En su rueda de prensa diaria, el portavoz del Departamento de Estado de EE.UU., Sean McCormack, afirmó que Pyongyang aún no ha reiniciado el reactor, algo que había amenazado con hacer desde finales de agosto, cuando anunció la suspensión del proceso de desnuclearización.

"No han llegado aún a ese punto y les urgiríamos a no llegar a ese punto", declaró McCormack, aunque advirtió de que las autoridades norcoreanas "se acercan más y más al punto en que hagan Yongbyon operativo otra vez".

El régimen norcoreano anunció hoy que ha comenzado los trabajos para reactivar su principal instalación nuclear, el reactor de Yongbyon, y que desiste de que Estados Unidos lo retire de la lista de países que patrocinan el terrorismo.

Ahora Corea del Norte "no desea ser retirado de la lista de países patrocinadores del terrorismo (de Estados Unidos) ni tampoco espera que eso pase", indicó el representante norcoreano, en un posible signo de un alejamiento del proceso negociador.

La advertencia se produce en pleno parón del proceso de desnuclearización regido por las conversaciones a seis bandas (las dos Coreas, Japón, Estados Unidos, China y Rusia) y con un aparente vacío de poder en el único régimen estalinista con poder nuclear.

El líder norcoreano, Kim Jong-il, no ha sido visto en público desde el 14 de agosto y el pasado 9 de septiembre no acudió al vistoso desfile con el que se celebró el 60 aniversario de la fundación de su país.

Ello desató todo tipo de conjeturas sobre su estado de salud y sobre un supuesto infarto cerebral que habría sufrido, que fueron descartados por el régimen comunista.

Según McCormack, Corea del Norte encara una elección entre el aislamiento o la cooperación.

"Pueden seguir la ruta de una relación diferente con el resto del mundo y cosechar los beneficios de esa relación o pueden seguir aislados y echar para atrás el proceso" de desnuclearización, explicó el portavoz.

Corea del Norte comenzó a desactivar sus principales instalaciones nucleares en noviembre pasado y en junio presentó su esperado inventario atómico, tras hacer estallar públicamente la torre de refrigeración de Yongbyon, en unas imágenes de televisión que dieron la vuelta al mundo.

Aunque el presidente de EE.UU., George W. Bush, aseguró acto seguido que Corea del Norte sería retirado de su "lista negra" de países terroristas, dejó pasar el plazo alegando que el régimen comunista no había permitido la verificación del proceso.

Finalmente, el pasado 26 de agosto Corea del Norte anunció la interrupción de su proceso de desnuclearización y comenzó a dar pasos que parecían llevar a una interrupción de los trabajos de desactivación de Yongbyon.