Público
Público

EEUU cumple el sueño de ser grande en el fútbol

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La máxima potencia del deporte internacional ha tardado en convertirse en un rival de consideración en el mundo del fútbol, pero tras años de promociones e inversiones diversas para popularizar el "soccer" y situar al país en el grupo de cabeza del panorama global, EEUU por fin acude a un mundial con el debido respeto y la admiración de la crítica especializada.

El progreso del fútbol estadounidense queda reflejado por la presencia de su selección en todos los Mundiales desde 1990. Hasta esa fecha sólo había alcanzado tres fases finales.

EEUU logró su pase a Sudáfrica consiguiendo el primer lugar en la zona CONCACAF (Confederación Centro y Norteamericana), por delante de México, y en junio de 2009 fue finalista de la Copa de las Confederaciones ante Brasil tras eliminar a España en la semifinal por 2-0.

El trabajo del seleccionador Bob Bradley ha sido fundamental en el crecimiento de un país en el que el fútbol es todavía un deporte minoritario. El nombramiento de Bradley al cargo en 2006 es una demostración clara del lugar que ocupa el fútbol EE.UU. La anterior experiencia del entrenador se limitaba a unas cuantas universidades, a un puñado de equipos de la Major League Soccer y sólo en Chivas de Guadalajara dirigió a un equipo de una liga importante.

El concepto futbolístico de Bradley es simple y práctico. Es consciente de las cualidades de sus jugadores pero también conoce sus limitaciones, por lo que nunca pide a su compacto y disciplinado equipo más de lo que puede ofrecer.

EEUU opta casi siempre por un 4-4-2, con dos volantes de contención que, juntos, forman una de las mejores parejas destructivas de la actualidad, Michael Bradley, del Borussia Monchengladbach, hijo del seleccionador, y Ricardo Clark, reciente fichaje del Eintracht de Fráncfort. La pareja tiene una coordinación y un entendimiento que constituyen la piedra angular de la estructura del equipo.

En un intento de proporcionar más peso ofensivo, EEUU dispondrá de dos extremos con mucha llegada en diagonal a la frontal del área. Se trata de Clint Dempsey, del Fulham, y Landon Donovan, de Los Angeles Galaxy y que terminó la temporada en el Everton inglés, donde estuvo cedido.

La delantera baja un poco el nivel del equipo, con futbolistas menos dotados técnicamente, como Jozy Altodore, del Hull City.

En defensa, los estadounidenses son aplicados y resolutivos. Ninguno de sus integrantes destacaría individualmente, pero como unidad forman una última línea formidable. Steve Cherundolo, Oguchi Onyewu, Carlos Bocanegra y Jonathan Spector son los más probables titulares.

EEUU ocupa el lugar 14 en el ranking de la FIFA, frente al octavo puesto que registró en 2005.

Jugador más conocido: Landon Donovan

Estrella: Landon Donovan

Posible revelación: Clint Dempsey

Porteros: Brad Guzan (Aston Villa), Tim Howard (Everton), Marcus Hahnemann (Wolverhampton)

Defensas: Carlos Bocanegra (Rennes), Jonathan Bornstein (Chivas), Steve Cherundolo (Hannover), Jay DeMerit (Watford), Clarence Goodson (IK Start), Oguchi Onyewu (Milán), Jonathan Spector (West Ham United)

Centrocampistas: DaMarcus Beasley (Rangers), Michael Bradley (Borussia Monchengladbach), Ricardo Clark (Eintracht Fracfort), Clint Dempsey (Fulham), Landon Donovan (Los Angeles Galaxy), Maurice Edu (Rangers), Benny Feilhaber (Aarhus), Stuart Holden (Bolton), Jose Torres (Pachuca)

Delanteros: Jozy Altidore (Hull), Edson Buddle (Los Angeles Galaxy), Robbie Findley (Real Salt Lake), Herculez Gómez (Puebla)