Público
Público

EEUU libera a 75 presos de Guantánamo

De los 223 que quedan en la cárcel, sólo 65 de ellos tienen posibilidades de ser culpados de algún delito

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Cada vez que EEUU pone en libertad a un preso de Guantánamo, la antigua administración Bush queda una vez más en evidencia. Pero cuando el equipo encargado de revisar los casos de cada uno de los detenidos decide absolver a 75 de una tacada, entonces parece enviar un claro mensaje de que el campo de retención de supuestos terroristas capturados a lo largo y ancho del globo, no tenía sentido alguno.

Como se ha demostrado en la mayoría de los casos, las torturas que tanto se han encargado de defender y alabar tanto el ex presidente como sus secretarios Donald Rumsfeld y Dick Cheney, sirvieron para forzar una confesión que las revisiones posteriores han demostrado que era mentira. Al final, las personas detenidas acababan asegurando que pertenecían a Al Qaeda o algun grupo terrorista islámico por el simple hecho de no sufrir las consecuencias de mantenerse en silencio. Aquellos que fueron capturados en Afganistán en 2001 cuando EEUU decidió invadir el país para capturar a Bin Laden, se irán a su casa intentando olvidar los peores ocho años de su vida.

Desde que Obama jurara el cargo y ordenara el cierre lo antes posible de las instalaciones, cada preso liberado enseña al mundo los pocos escrúpulos de EEUU en su guerra contra el terror. El último caso sonado fue el de Mohamed Jawad, un afgano que aseguraba que llegó al campo de retención en 2002 cuando sólo tenía 12 años. La jueza que llevó la revisión de su caso, decidió anular la declaración en la que aseguraba ser un terrorista por las evidencias de que había sido torturado.

Ayer, el grupo que revisa los casos decidió la liberación de 75 de los 223 detenidos que aún quedan en Guantánamo. Aún no se sabe la identidad de ninguno de ellos y queda por aclararse si volverán a sus ciudades de origen o si serán repartidos por otros países, pero sí se ha hecho público su nacionalidad.

Contando con tres presos que fueron enviados a Irlanda y Yemén el pasado domingo, la lista incluye a 13 chinos de la etnia musulmana uigur que serán enviados a la isla de Palaos; 26 personas de Yemen, nueve tunecinos, siete argelinos, cuatro sirios, tres libios y tres de Arabia Saudí, dos de Palestina, Egipto y Kuwait, así como una persona de Tayikistán y otra de Azerbayán. La mayoría de ellos, como en casos anteriores, fueron capturados en Afganistán y Pakistán y trasladados a Guantánamo en los famosos vuelos secretos de la CIA.

Según el capitán John F. Murphy, entre los presos restantes, hay 65 que sí podrán enfrentarse a diferentes penas. En caso de ser juzgados tendrían que ser transferidos a cualquier otro lugar porque el objetivo de Obama es que Guantánamo esté cerrado el día 22 de enero del próximo año. El secretario de Defensa, Robert gates, reocnoció ayer en una entrevista con la cadena de televisión ABC que cumplir esos tiempos 'iba a ser un trabajo duro'.

El portavoz de la Casa Blanca Robert Gibbs, aclaró por su parte que 'no estamos centrados en cumplir el plazo o no. Lo que nos interesa ahora es hacer los mayores progresos posibles'.