Publicado: 20.11.2013 17:37 |Actualizado: 20.11.2013 17:37

El Ejército marroquí impide que mil personas salten la valla de Melilla

Los migrantes fueron "refrenados y dispersados" antes de intentar sortear la verja

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Guardia Civil y las fuerzas de seguridad marroquíes impidieron esta madrugada que un millar de subsaharianos saltasen la valla de Melilla, según la Delegación del Gobierno.

Primero, se aproximaron al perímetro fronterizo en fila india desde los campamentos del Monte Gurugú (Marruecos), iniciando una marcha en torno a la medianoche por Arroyo Villa Pilar. Los migrantes fueron "refrenados y dispersados" por las fuerzas marroquíes, que estaban alertadas, una vez activado el protocolo de cooperación entre España y Marruecos, según la misma fuente. Ello provocó que el grueso de personas, formando un grupo compacto, se dirigiera a la zona del paso fronterizo de Farhana.

En torno a las tres de la madrugada, el grupo ya había desistido de su empeño y retornado hacia el interior de Marruecos, sin que lograra alcanzar la valla fronteriza de Melilla. No se produjo por tanto, ningún intento de salto a la misma, según el comunicado difundido por la Delegación del Gobierno, que añade que este intento frustrado "demuestra una vez más la extrema presión migratoria sobre esta ciudad". La Guardia Civil, que ha difundido un vídeo que muestra la caminata de los simpapeles, declinó efectuar declaraciones a Público.es y ha remitido a la prensa a la citada nota de prensa.

La Delegación del Gobierno también "avala la necesidad de reforzar las medidas antiintrusión que componen su perímetro fronterizo", entre las que se encuentran las cuchillas que se han vuelto a colocar en el perímetro, lo que ha motivado que el fiscal general del Estado, Eduardo Torres-Dulce, haya ordenado investigar su instalación. La Guardia Civil, por su parte, desplegó todo su dispositivo, reforzado por un equipo del Grupo de Reserva y Seguridad (GRS) y por un helicóptero dotado de infrarrojos, que se mantuvo alerta hasta quedar descartado cualquier indicio de nuevo intento de asalto a la valla.

En cuanto a las cuchillas, los partidos de la oposición pidieron hoy en el Congreso su retirada, pero el PP votó en contra de la medida. Además de las agresivas medidas para impedir la llegada de ciudadanos en situación administrativa irregular, el CETI de Melilla se encuentra masificado, pues ya acoge a cerca de 950 personas, casi el doble de su capacidad máxima.

Esta semana, varias ONG han denunciado que el cuerpo armado lleva a cabo expulsiones ilegales a través de puertas de la valla. Los agentes españoles, según SOS Racismo, Médicos del Mundo o Prodein, entregan al Ejército marroquí a ciudadanos de origen subsahariano que logran saltar la verja en vez de llevarlos a comisaría para ser trasladados posteriormente al Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI).


El delegado del Gobierno en Melilla, Abdelmalik El Barkani, ha reclamado a la UE que se implique "en mayor medida" en la defensa de su frontera sur y en el control de la migración que pretende entrar de en Europa a través de la Ciudad Autónoma, donde según él existe una "extrema presión migratoria". El Barkani ha insistido en que es necesario que haya una coordinación de las políticas migratorias de la UE, ya que lo sucedido esta madrugada no es "exclusivo" de la urbe ni de su entorno marroquí. 

"Tampoco es un problema exclusivo de España y Marruecos, sino del conjunto de la Unión Europea, hacia cuyos países pretende dirigirse la práctica totalidad de los inmigrantes irregulares que actualmente se encuentran acampados en el Monte Gurugú", aclaró el delegado del Gobierno en una nota de prensa.  Por ello, ha pedido que toda la Unión Europea se implique en el control de los flujos migratorios, que son "víctimas de las mafias que comercian espuriamente con la vida de los seres humanos".

También ha afirmado que las mafias llevan a los migrantes y a las fuerzas de seguridad encargadas de custodiar la frontera de Melilla hasta "situaciones límites y de extremo riesgo".  En la noche del lunes, la Guardia Civil tuvo que intervenir para rescatar a 16 personas que se dirigían a Melilla a bordo de una patera a pesar del temporal de poniente y el fuerte oleaje.