Público
Público

La empresa familiar pide un "gran acuerdo" para la reforma de las pensiones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente saliente del Instituto de la Empresa Familiar (IEF), Simón Pedro Barceló, consideró hoy que los diferentes partidos deberían llegar a un "gran acuerdo" sobre la reforma de las pensiones al que se unieran también los sindicatos.

Sería bueno que los sindicatos reflexionaran sobre la reforma de las pensiones, ya que es "vital" llegar al consenso para aumentar la vida de cotización y la edad de jubilación, dijo Barceló en su discurso de despedida en el XIII Congreso Nacional de la Empresa Familiar.

Recordó que los expertos coinciden en que el sistema actual de pensiones resulta "insostenible" y ello hace que los inversores internacionales penalicen el acceso de España al crédito.

Barceló, que cede el testigo de la presidencia del IEF a Isak Andic, pidió aprovechar la negociación para conseguir una reforma con amplio acuerdo, a diferencia de la laboral, que, lamentó, se aprobó por mayoría simple.

"Se perdió una gran oportunidad para demostrar al mundo que este país puede llegar a acuerdos cuando está en juego nuestro futuro", añadió.

Además y en su opinión, el hecho de que la oposición se abstuviera en la votación de la reforma laboral demuestra que no había demasiadas diferencias entre los principales partidos en este asunto, por lo que el IEF está convencido de que se podía haber avanzado mucho más.

Para Barceló, la reforma laboral no soluciona los principales problemas del mercado laboral, pues su rigidez sigue siendo "demasiado elevada" y la nueva regulación apenas reduce los elevados costes que tiene crear empleo en España.

Otra de las críticas al texto es que se van a seguir gastando más de 3.000 millones en formación a desempleados que casi no sirven para mejorar la competitividad.

Por eso, Barceló solicitó al nuevo Gobierno políticas que ayuden a las empresas a ser más productivas, ya que España es menos competitiva debido a que otros países han hecho ya "muchos de sus deberes".

Ahora mismo, la economía española se encuentra en un "punto crítico" tras una "deficiente" gestión que no ha sabido convertir la globalización, la inmigración o la libre circulación de capitales en oportunidades para aumentar la competitividad.

Por eso, la economía española no puede posponer los grandes cambios estructurales que necesita, consideró Barceló.

Es "necesario" que el sector público tenga un ajuste similar al privado, porque la generación de más déficit y deuda pública supone menos recursos para la inversión y generación de empleo (por parte del sector privado).

El presidente saliente aprovechó también su intervención para seguir defendiendo la figura del emprendedor e instó a enseñar que ser empresario es "una alternativa posible frente al paro".

Los empresarios representamos la sana ambición y el esfuerzo de superación, dijo.