Público
Público

ENFOQUE-Superbowl, un imán para comercio sexual menores de edad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Mickey Goodman

Miles de proxenetas buscan traficarprostitutas menores de edad en Texas para el Super Bowl deldomingo con la esperanza de hacer negocios con la gran cantidadde hombres que llegan a ver el partido con dinero para gastar,denunciaron defensores de los derechos del niño.

El evento deportivo más importante del país, donde se mediránlos Acereros de Pittsburgh y los Empacadores de Green Bay, harádel área de Dallas-Fort Worth un imán para los negocios de todotipo.

Esto incluye a la multimillonaria industria del sexo, handicho activistas y funcionarios policiales que trabajan paracombatir lo que han dicho que es el máximo nivel anual en eltráfico de menores de edad antes del Super Bowl.

"El Super Bowl es uno de los mayores eventos de trata depersonas en Estados Unidos", dijo el Procurador General de Texas,Greg Abbott, durante una reunión preventiva en enero.

Pocas de las niñas que entran en este comercio sombrío estándispuestas a hablar de ello, pero Tina Frundt, quien ahora tiene36 años, es una excepción.

Frundt, actualmente casada, cayó en el comercio sexual a los14 años después de enamorarse de un muchacho de 24 años que lainvitó a salir de su casa en 1989 y unirse a su "familia" enCleveland, Ohio.

Esa familia estaba compuesta por él y tres mujeres que vivíanen un motel. Cuando Frundt rehusó en la primera noche tenerrelaciones sexuales con amigos de su novio, ellos la violaron.

"Estaba enojada conmigo misma por no escucharlo, así que lasiguiente noche, cuando me mandó a la calle (...) yo le hicecaso", dijo en una entrevista telefónica.

Frundt recorrió las calles durante horas y finalmente subióal auto de un cliente.

Cuando llegaba a casa por la mañana con sólo 50 dólares, suproxeneta la golpeaba frente a las otras chicas para enseñarlesuna lección y la enviaba de vuelta a la calle en la nochesiguiente, con la advertencia de no regresar hasta que hubieraalcanzado la cuota de 500 dólares.

El escenario se repitió noche tras noche y cualquier signo derebelión conducía a nuevas palizas, pero escaparse de esa vidaera algo que no estaba en sus planes.

"Yo era una adolescente en una ciudad extraña, sin dinero ysin un lugar donde ir", dijo. Sin embargo, finalmente escapó yposteriormente fue arrestada.

ATRAPADAS

Hasta 300.000 niñas de entre 11 y 17 años son atraídas cadaaño por la industria del sexo de Estados Unidos, según un informeelaborado en 2007 por el Departamento de Justicia y por laorganización sin fines de lucro Shared Hope International.

Normalmente, los proxenetas contratan a las niñas en centroscomerciales, eventos o a través de internet. Una vez atrapadas,la vergüenza, el miedo y la manipulación psicológica por parte deproxenetas hacen que sea difícil para las muchachas alejarse deesa vida.

Los clientes se contactan con las niñas a través de internet,hoteles, salones de masajes, clubes de striptease y servicios deacompañamiento, según el informe.

"En ediciones anteriores del Super Bowl, los proxenetascontratan a taxistas para que se conviertan en burdeles móviles",dijo Deena Graves, directora ejecutiva del grupo de defensa delos niños Traffick911.

Hasta 10.000 personas ligadas a la prostitución, entreadultos y menores de edad, han llegado a anteriores Super Bowl,dijo Jerry Strickland, director de comunicaciones de la oficinadel Procurador General de Texas, quien reconoció que las cifrasexactas son difíciles de calcular.

RESCATE

Las fuerzas de seguridad y grupos de defensa han rescatadoalrededor de 50 niñas durante los últimos dos Super Bowl, dijoGraves.

"Incluso una persona rescatada es considerada un éxito", dijoFrundt, que ha fundado una casa de seguridad para niñas enWashington DC.

Para luchar contra el tráfico, las autoridades y losdefensores del bienestar infantil están trabajando con laindustria de las aerolíneas.

Representantes de American Airlines, Delta, United, Qantas yAmerican Eagle participaron de una sesión de entrenamiento paraidentificar las señales de tráfico.

Unas 67.000 personas han firmado un documento contra la tratade blancas como parte de una campaña de Traffick911 llamada "¡Yono estoy comprando!", que es apoyada por 60 organizaciones sinfines de lucro y entidades religiosas.

Esa campaña también ha atraído a estrellas del fútbolamericano como Jay Ratliff, de los Dallas Cowboys, quien hizo unanuncio titulado "Los hombres de verdad no compran niños. Ellosno compran sexo".

Ratliff, quien tiene dos hijas, está reclutando a otrosjugadores de la liga estadounidense, la NFL, en la campaña.

"Uno escucha del tráfico sexual en el extranjero", escribióen un correo electrónico desde Hawái. "Pero nunca se imagina queesto está sucediendo en Estados Unidos", concluyó.