Público
Público

Escenifican una batalla de la Primera Guerra Mundial en Rusia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Aficionados a la historia bélica escenificaron hoy a 40 kilómetros de Moscú una de las batallas protagonizadas por las tropas imperiales rusas y alemanas durante la primera guerra mundial (1914-1918).

En un prado cerca de la localidad de Solnechnogorsk (región de Moscú) soldados rusos atacaron las posiciones de los alemanes a imagen y semejanza de lo ocurrido en 1916 en el frente oriental de la contienda.

En la escenificación participaron varias decenas de aficionados ataviados con los uniformes, los cascos, los fusiles y las bayonetas de los soldados rusos y alemanes que combatieron hace casi un siglo.

Como ocurrió en una de las batallas libradas a principios del siglo XX, los rusos ayudados por un blindado lograron apoderarse de las posiciones alemanas, aunque estos estaban bien atrincherados y contaban con artillería.

El prado, que se encuentra en las inmediaciones de un hotel, fue durante más de una hora escenario del ruido ensordecedor de los cañones, las ametralladoras y los fusiles, tras lo que quedó cubierto por una densa nube de humo y un fuerte olor a pólvora.

Numerosos curiosos se acercaron a Sonechnogorsk para asistir en primera persona a la batalla, tras lo que se fotografiaron y departieron con los participantes.

Curiosamente, los asistentes celebraron con vítores la victoria de los rusos pero, a la hora de hacerse las fotos, prefirieron a los soldados alemanes que llevaban el clásico casco prusiano.

Uno de los aficionados a la escenificación de batallas del pasado, Maxim, definió esta actividad como "el deporte de la historia".

"Las escenificaciones son más realistas que las películas de guerra. Los uniformes que vestimos son idénticos a los que vistieron nuestros antepasados. La historia hay que vivirla, no sólo leerla", afirmó.

Maxim considera que "la primera guerra mundial fue muy sangrienta y salvaje, porque se utilizaron por vez primera blindados, aviones y artillería pesada".

En su opinión, esta contienda "cambió la historia de Europa, ya que murieron millones de personas y causó la desintegración de los imperios ruso y alemán".

Rusia entró en la primera guerra mundial en 1914 invadiendo Prusia Oriental, pero el estallido de la Revolución Bolchevique en 1917 le obligó a retirar sus tropas de los campos de batalla europeos.

En 1918, cuando los alemanes se dirigían a Petrogrado, el líder comunista Lenin ordenó a Trotski que aceptara las demandas impuestas por Alemania, lo que supuso la pérdida de Ucrania, Finlandia, las repúblicas bálticas, Polonia y el Cáucaso.

En torno a los dos millones de soldados rusos murieron en la contienda de un total de quince millones que combatieron.