Público
Público

El esposo de Ingrid Betancourt dice que Chávez es la única persona que la guerrilla oye y respeta

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Juan Carlos Lecompte, marido de la ex candidata presidencial de Colombia Ingrid Betancourt, secuestrada por las FARC desde 2002, tiene más esperanzas de reencuentro que nunca gracias a la mediación del presidente venezolano, Hugo Chávez, "la única persona a la que la guerrilla oye, admira y respeta".

Lecompte, que mañana dará una conferencia en Palma invitado por "El Mundo. El Día de Baleares", ha ofrecido hoy una rueda de prensa en la que ha hecho hincapié en la importancia que están teniendo las gestiones de Brasil, Argentina y, sobre todo, Venezuela, para que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) devuelvan la libertad a algunos de los secuestrados.

El marido de Betancourt ha sumado a los últimos signos esperanzadores el anuncio de la liberación "en estos días" de los ex congresistas Gloria Polanco, Orlando Beltrán y Luis Eladio Pérez, el último de los cuales es un compañero de cautiverio de su mujer del que espera información directa sobre su estado físico y anímico.

"Tengo muchas ganas de hablar con él", ha subrayado Lecompte, quien ha recordado que el próximo día 23 se cumple el sexto aniversario del secuestro de su esposa, una de los casi 60 rehenes políticos de las FARC, que en total retienen a unas 800 personas, todo ello en un país que sufre "un guerra silenciosa a cuentagotas" y donde en total hay, al menos, 3.000 secuestrados en manos de grupos guerrilleros, paramilitares y delincuentes comunes.

Ha destacado que "internamente, el problema no se va a resolver", sobre todo porque el presidente de Colombia, Álvaro Uribe, "apuesta por la vía militar" y aboga por realizar operaciones de combate en la selva para liberar a secuestrados, lo cual es "condenarlos a muerte" porque las FARC los ejecuta ante cualquier asalto del ejército.

"Con otro presidente, Ingrid estaría hace tiempo en la casa, y los demás secuestrados también", ha afirmado.

Respecto a la pretensión de Chávez de favorecer el cambio de actitud de las FARC con su exclusión de la lista internacional de grupos terroristas, Lecompte ha admitido que si esta guerrilla fuese considerada sólo una "fuerza beligerante" insurgente habría de someterse a la Convención de Ginebra y aceptar acuerdos humanitarios como los que los familiares de secuestrados demandan.

"Para mí, una organización que tiene secuestrados civiles no puede ser un grupo beligerante", ha precisado sin embargo el marido de Betancourt, quien ha destacado también el apoyo que su causa recibe por parte del Gobierno francés (su esposa tiene nacionalidad gala) y, en menor medida, de España y Suiza.

El marido de Betancourt considera vital para el mantenimiento de la atención pública las intervenciones de gobiernos extranjeros tras años de "angustia" por el silencio informativo y la falta de "pruebas de vida", ya que entre agosto de 2003 y la difusión de imágenes de Ingrid el pasado 30 de noviembre la familia no había recibido noticias sobre la situación de la secuestrada.

En su opinión, las imágenes de su esposa y los relatos sobre las humillaciones que padecen los secuestrados divulgados tras la liberación de Clara Rojas y Consuelo González de Perdomo el 10 de enero han hecho despertar a la sociedad colombiana, que salió masivamente a las calles hace una semana para expresar su rechazo a la guerrilla y al terrorismo.