Público
Público

Los estudiantes se concentran en una Atenas en calma

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Alumnos de instituto se concentraban el viernes en Atenas para manifestarse y los estudiantes ocupaban edificios universitarios, pero la capital griega estaba en calma tras seis días violentos que han sacudido al Gobierno conservador.

Cientos de coches, sucursales bancarias y negocios han sido destruidos en los disturbios, que comenzaron cuando la policía mató a tiros a un adolescente el 6 de diciembre, mientras los jóvenes griegos expresaban su enfado ante el desempleo creciente, los bajos salarios y una serie de escándalos políticos.

Los estudiantes y profesores convocaron una manifestación a mediodía en el centro de Atenas en protesta por la muerte de Alexandros Grigoropoulos, de 15 años. Pero, mientras la ferocidad de la protesta parecía descender, los griegos expresaban su frustración por la apatía gubernamental.

"Fue una de las protestas más intensas que hemos tenido en Grecia, pero hoy podría ser el último día. Temo que se olviden, como todo lo que ha sucedido en el pasado", dijo Fani Stathoulopoulou, de 25 años. "Los políticos no reaccionaron como deberían".

Unos 80 estudiantes ocuparon pacíficamente la emisora Flash Radio, para leer un comunicado y poner música durante media hora. El primer ministro, Costas Karamanlis, cuyo partido, Nueva Democracia, tiene una mayoría de un solo escaño en el Congreso y ha caído en popularidad en los últimos meses, iba a dar una rueda de prensa en Bruselas, donde asiste a la cumbre de la UE.

"Doblan las campanas por Karamanlis", recogió el diario Ta Nea en su portada, mientras los medios griegos criticaban la lenta respuesta del Gobierno ante la crisis. "El Gobierno sitiado; las protestas educativas escalan", dijo por su parte el periódico Ethnos en su titular.

El jueves, decenas de manifestantes lanzaron cócteles molotov y piedras a la policía en el centro de Atenas, pero los daños fueron pequeños en comparación con las noches anteriores, y la fuerte lluvia contribuyó a que los manifestantes se dispersaran pronto. Las protestas se han extendido a otras ciudades europeas, lo que hace temer que los disturbios se repitan en otros lugares.