Público
Público

Estudio no identifica relación entre el ácido fólico y el asma

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Amy Norton

Tomar ácido fólico durante elembarazo no aumentaría el riesgo de que el bebé desarrolle asma oalergias más adelante.

Se recomienda que las mujeres en edad reproductiva ingieran400 microgramos diarios de ácido fólico para prevenir losdefectos del tubo neural, malformaciones congénitas graves delcerebro y la médula espinal, como la espina bífida y laanencefalia.

En un nuevo estudio, publicado en European RespiratoryJournal, un equipo de Holanda no pudo determinar una correlaciónentre el uso de ácido fólico y el riesgo de desarrollar asma enniños de hasta 8 años.

El 13 por ciento de más de los 3.200 niños evaluados teníaasma a esa edad y no hubo diferencia entre los hijos deconsumidoras de ácido fólico en el embarazo y las no usuarias.

Pero el uso materno de ácido fólico estuvo asociado con unleve aumento del riesgo de que el bebé tuviera sibilanciasdurante el primer año de vida, pero con ningún síntomarespiratorio a partir del año.

"Conocemos los beneficios de este suplemento para prevenirlos defectos del tubo neural", dijo por correo electrónico laautora principal, Marga Bekkers, de Utrecht University, Holanda.

Pero aquí no termina la historia, opinó el doctor MichaelDavies, profesor asociado de University of Adelaide, Australia.

En el 2010, el equipo de Davies halló que el consumo de ácidofólico a partir de la semana 30 de embarazo estaba asociado conun aumento del riesgo de desarrollar asma en niños de entre 3 y 5años.

A través de un correo electrónico, el experto coincidió en laimportancia del uso de ácido fólico al inicio del embarazo y que"no hay datos que lo contradigan (...) De todos modos, sostenerel uso del suplemento más allá de la octava semana no reduce elriesgo fetal de los defectos del tubo neural porque, simplemente,ya es muy tarde".

El estudio de Davies fue el primero en relacionar el uso deácido fólico al final del embarazo con la aparición del asmainfantil, aunque se necesitan más estudios para respaldarlo.

En ese trabajo, los autores no hallaron asociación algunaentre los alimentos ricos en folato (la forma natural del ácidofólico) y el riesgo de asma infantil.

Eso, para los autores, debería alentar a las mujeres aconsumir ese tipo de alimentos durante el embarazo, como porotosy lentejas, jugo de naranja y vegetales verdes, como la espinacay el brócoli.

FUENTE: European Respiratory Journal, online 27 de octubredel 2011.