Público
Público

Europa emerge de la recesión diezmada por el paro y el déficit

Las previsiones de la Comisión Europea apuntan a que el viejo continente sale ya de la peor recesión de su historia, creciendo un 0,7% en 2010

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Unión Europea ha entrado en una fase de 'recuperación gradual', tras la peor recesión de su historia, pero el destrozo que la crisis ha causado en el mercado laboral y en las arcas públicas amenaza con debilitarla. Estas son las conclusiones que saca la Comisión Europea (CE) de sus previsiones económicas de otoño, en las que confirma que Europa está 'emergiendo de la recesión' ya en la segunda mitad de este año, y que registrará crecimientos 'moderados' en 2010 (+0,7%) y 2011 (+1,6%).

La predicción para 2011 es importante porque, según Bruselas, atestigua que la recuperación es 'sostenida', y no se trata de un simple rebote temporal inducido por las millonarias ayudas que gobiernos y bancos centrales están destinando a estimular el consumo y el crédito.

En rueda de prensa, el comisario europeo de Asuntos económicos y monetarios, Joaquín Almunia, ha llamado la atención sobre la debilidad de la demanda -tanto del consumo como de la inversión- y la 'incertidumbre' que todavía planea sobre el escenario europeo. Se ha referido, en particular, a la presión que la crisis ejerce sobre el mercado laboral y las finanzas públicas.

Bruselas predice que la tasa media de paro en la UE-27 aumentará del 9,1% en 2009 al 10,3% en 2010, para bajar sólo una décima en 2011 (10,2%). En la Eurozona (UE-16), el desempleo subirá del 9,5% en 2009 al 10,7% en 2010 y 10,9% en 2011.

Las nuevas previsiones mantienen a España como el país con mayor tasa de paro tanto de la Eurozona como de la UE a lo largo de todo el período analizado: 2009 (17,9%), 2010 (20,0%) y 2011 (20,5%).

Por lo que respecta al déficit público, la media europea se triplicará en 2009 (pasará del -2,3% del PIB en 2008 al -6,9% en 2009 y -7,5% en 2010), muy por encima del límite (3%) que fija el Pacto de estabilidad y crecimiento.

En vista de que la economía parece sostenerse por sí sola, Almunia ha anunciado que pedirá inmediatamente a los ministros de Finanzas que la consolidación fiscal y la retirada de los estímulos presupuestarios comiencen como muy tarde en 2011, aunque algunos países deberán iniciarla antes.

La Comisión también ha alertado sobre la necesidad de completar el saneamiento de los balances de los bancos, porque de lo contrario 'no podrán prestar suficiente apoyo a la recuperación', y de que se normalice el crédito.

Según las nuevas cifras publicadas hoy, en la zona del euro, en 2010, sólo tres países mantendrán crecimientos medios negativos: Irlanda (-1,4%), España (-0,8%) y Grecia (-0,3%).

En 2011, los veintisiete países de la Unión registrarán crecimientos positivos del PIB, con un máximo en Estonia (+4,2%) y un mínimo en Grecia (+0,7%).

La recuperación de la actividad se debe, según Bruselas, a la mejora de las condiciones internacionales -especialmente de las economías asiáticas-, a la estabilización de los mercados financieros y a las 'significativas' medidas de estímulo fiscal y monetarias puestas en marcha.

En términos generales, el comisario ha comentado que la situación de la economía europea 'mejora, pero no podemos dar por hechos los signos positivos' que se empiezan a sentir.

'La economía europea está saliendo de la recesión, y ello se debe en gran medida a las ambiciosas medidas adoptadas por los gobiernos, los bancos centrales y la UE, que no sólo han evitado un colapso de todo el sistema, sino que han permitido que la recuperación arranque pronto', según Almunia.

También ha alertado del 'enorme desafío' que plantea a los europeos la combinación de tres riesgos: los déficit persistentes como resultado de la crisis, un crecimiento demasiado débil y el envejecimiento de la población.

La sostenibilidad de las finanzas públicas se ha convertido, ha insistido, en una 'enorme preocupación'.