Público
Público

Un experto ve un resurgir del cine negro europeo con títulos como "Gomorra"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Países como Francia o Italia están asistiendo en los últimos años a un resurgir de su característico cine negro, de la mano de títulos como "Gomorra" (2008) y de un fenómeno global que ha vuelto a atraer a los directores hacia este género y hacia su particular estética y su complejidad.

Así lo ha asegurado hoy el escritor y crítico de cine Jesús Palacios, que participa durante hoy y mañana en el Curso de Cinematografía de la Universidad de Valladolid (UVa) con un seminario sobre las películas policiacas de estos dos países europeos, denominadas como "Polar" en el caso francés y "Poliziesco" en el italiano.

En declaraciones a los periodistas, el escritor ha definido el cine negro como un género "incombustible" que sigue gozando de espacio en las productoras, pues "a todo el mundo le gusta una buena historia de crímenes". Entre los directores que ejercen en la actualidad ha destacado a Quentin Tarantino, a Martin Scorsese y a los hermanos (Joel y Ethan) Coen.

Palacios también ha incidido en que la crítica ha comenzado a respetar el cine de este tipo cultivado en Europa de forma frecuente en décadas de 1950, 1960 y 1970, algo que antes no ocurría, pues estaba estigmatizado y hasta considerado como un subgénero por haber sido importado de Estados Unidos y por haber intentado competir con la industria de Hollywood a través de la realización de películas comerciales.

Para el escritor, aunque en Europa este cine se implantó a partir de los arquetipos de las películas y de la literatura americanas, posee características propias, como su fijación por el aspecto visual, por crear atmósferas "míticas", aunque eso conlleve que en algunos filmes queden "elementos sueltos" o "cables sin atar" en el guión.

"Se le da mucha importancia al aspecto estético, al aspecto iconográfico, al mítico del cine negro que a las historias en sí mismo. Ése es precisamente uno de los motivos por los que a veces se ha desprestigiado el cine de género y policiaco europeo, porque se le achacan muchas veces debilidades de guión", ha añadido.

Entre los directores europeos que ha destacado se encuentran el francés Jean-Pierre Melville, con cintas como "El silencio de un hombre" (cuyo título original es "Le Samourai") o el italiano Sergio Sollima, con películas como "Revolver".

Respecto a esta última, ha explicado que tiene un componente de crítica social, a la corrupción política y a la mafia muy habitual en las películas del "Poliziesco".