Público
Público

Los expertos ven positiva la caída pero dudan que dure

Estiman que el desempleo puede volver a subir después del periodo estival

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La alegría por la bajada del paro durará probablemente lo que tarde en pasar el verano. La fuerte caída del número de parados registrados en junio es un dato positivo, al igual que el aumento de 23.900 en el número de cotizantes a la Seguridad Social (aunque cae en otras 23.000 personas si se elimina el efecto del calendario, los economistas lo consideran un descenso moderado). Pero se trata de algo coyuntural. En verano, las empresas aumentan las contrataciones y, pasada la estación, es previsible que la cola del paro vuelva a crecer, como estiman varios expertos consultados.

'En julio se reducirá algo el paro, quizá también en agosto, pero a partir de ahí habrá un incremento, al margen de vaivenes estacionales que pueden producir un espejismo', señala Ángel Laborda, director del gabinete de coyuntura estadística de la Fundación de Cajas de Ahorros (Funcas).

El problema es que no se atisba una recuperación sólida del PIB

La situación no induce a pensar que se han arreglado los problemas de fondo de la economía. A juicio de Alfonso Orellana, investigador de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea), aunque 'el dato de paro es muy bueno incluso frente al comparable de 2008, no hay elementos que inviten a pensar que vaya a caer de momento a niveles de los 3,8 millones de parados de septiembre de 2009, que sería lo ideal'.

Otras estimaciones sobre el futuro son más favorables. 'Lo normal es que en otoño tanto la construcción como la industria, que ahora copan todo el empleo que se destruye a partes iguales, frenen esta tendencia y se estanquen los niveles', considera José Carlos Díez, economista jefe de Intermoney. Tras perder un millón de empleos en casi dos años, 'en el sector de la construcción queda ya poco por vaciar'.

Y hay otro dato positivo que destaca este economista: 'El sector servicios, que emplea a siete de cada diez personas, no destruye puestos de trabajo desde verano de 2009'.

Industria y construcción pueden mantener empleo en otoño

Con todo, las previsiones de generar empleo neto este año y el próximo siguen siendo negativas. Esta tesis es compartida por Jonás Fernández, director del servicio de estudios de la consultora Solchaga Recio & Asociados, pero, pese a ello, cree que 'hemos tocado fondo' en aumentos del desempleo. A partir de ahora, 'veremos más estancamiento que empeoramiento de datos'.

La clave está en que la economía empiece a crecer lo suficiente como para crear empleo. Pero las perspectivas tienen sombras. Aunque en el primer trimestre del año, el Producto Interior Bruto (PIB), principal medidor de la marcha de la economía, creció un 0,1% con respecto al último trimestre de 2009 (corregidos los efectos estacionales), los economistas atisban probables caídas trimestrales al cierre de junio y quizá al de septiembre. Algunos, como Ángel Laborda, van más allá y ven posible que España recaiga en la recesión. Otros, como José Carlos Díez, explican gráficamente que 'estábamos en el inicio de la recuperación, pero con lo de Grecia y la actitud de Merkel hemos retrocedido seis casillas, como en el juego de la oca'.

En lo que coincide la mayoría es que la recién aprobada reforma laboral, que se tramitará en el Congreso como proyecto de ley este verano, no tendrá efectos positivos en el empleo a corto plazo. Los expertos, además, apuntan otros problemas pendientes, como la recapitalización del sistema financiero con más ayudas y el cambio en el sistema de pensiones.