Público
Público

Los gestores podrán subir tarifas en Barajas y El Prat

Las adjudicatarias tendrán libertad para fijar los precios aeroportuarios

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La entrada de empresas privadas en los aeropuertos de Madrid y Barcelona cambiará el modelo de gestión conocido hasta ahora en España. Las compañías que se adjudiquen la gestión de Barajas y El Prat tendrán libertad, con condiciones, para proponer y fijar las tarifas que se aplican en los servicios de los aeródromos. Podrán subirlas y, de hecho, fuentes de las empresas y fondos interesados en estos concursos apuntan a que los ganadores lo harán porque, si no, no les sale la rentabilidad del 10% que le quieren sacar a estos contratos durante los 20 años que dura la concesión.

Aena será el árbitro entre las concesionarias y el sector aéreoPor un lado, están las tarifas reguladas por ley, que son las que afectan a los servicios puramente aeroportuarios. Las tasas de pasajeros las pagan los usuarios en los billetes de avión. Fuentes del Ministerio de Fomento admiten que en España “son muy bajas”, en comparación con otros aeropuertos europeos comparables en tamaño, y dan los datos. Así, en Barajas, por un trayecto internacional se pagan 11,50 euros, cinco veces menos que la media de Heathrow (Londres) y los aeródromos de Fráncfort, París y Amsterdam. Mientras, en El Prat, cuesta 10,50 euros, tres veces menos que en los homólogos de Munich o Milán.

Otras tarifas reguladas son las de aterrizaje, de ruta, de seguridad o de servicios en tierra (handling), y las pagan las aerolíneas. Pero estas empresas las repercuten siempre en los pasajeros, que acaban pagando más. Previsiblemente, las aerolíneas presionarán a las concesionarias de Barajas y El Prat para que no las suban demasiado con el fin de no perder en competencia de precios con otras compañías de fuera. Pero los nuevos gestores de los dos aeropuertos tendrán libertad para proponer las tarifas.

La mayoría de las tarifas las pagan las aerolíneas y las repercuten al clienteSólo hay un tope para los dos primeros años, en los que no podrán aplicar alzas superiores al IPC más cinco puntos, como establece la ley aprobada este año para cumplir con una directiva europea, explican en Fomento. En todo caso, Aena Aeropuertos actuará como un árbitro supervisor para que las tarifas no se pasen ni al alza ni a la baja si no hay acuerdo entre el nuevo gestor y las aerolíneas. Para las tarifas comerciales, habrá libertad absoluta de los nuevos gestores.

Sobre los posibles ganadores, en los sectores interesados se especula desde hace meses con que la empresa de construcción y servicios Ferrovial sería favorita para gestionar Barajas, y El Prat podría quedar en manos de Abertis, controlada por La Caixa.