Público
Público

GM también prefiere vender Opel a Magna

El consorcio austríaco-canadiense es el favorito de Alemania

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El consejo de administración de General Motors (GM) se reunió este viernes para analizar las ofertas de compra de su unidad europea Opel/Vauxhall. El consorcio austríaco-canadiense Magna, favorito del Gobierno alemán, lleva la delantera frente a la firma de inversiones belga RHJ, filial de la estadounidense Ripplewood, según la agencia Reuters, que cita fuentes cercanas a la negociación.

La decisión del gigante automovilístico podría conocerse la próxima semana. El Ejecutivo alemán está ejerciendo mucha presión a favor de Magna. Berlín estaría incluso dispuesto a canalizar 4.500 millones de euros en ayuda estatal para sellar el trato. Las negociaciones de venta de Opel duran ya meses y se han convertido en un tema político de cara a las elecciones alemanas de septiembre.

La canciller Angela Merkel y los estados alemanes que albergan plantas de Opel se han expresado claramente a favor de Magna, porque creen que puede salvar muchos de los 25.000 puestos de trabajo del fabricante europeo de GM. El copresidente ejecutivo de Magna, Siegfried Wolf, dijo la semana pasada que la compañía canadiense y su socio ruso, Sberbank, habían alcanzado un principio de acuerdo para adquirir el 55% de Opel.

Sin embargo, el principal negociador de GM, John Smith, ha citado repetidamente los aspectos positivos de la oferta de RHJ, que según ha dicho sería más fácil de poner en marcha que el plan de Magna, al no recurrir a tanta ayuda estatal, aseguraba recientemete el Detroit News.Según este diario, RHJ ha propuesto la adquisición de una participación mayoritaria en Opel, para dejar el resto en manos de GM.

'Una transacción que así mantendría a Opel dentro de la esfera de operaciones de GM y permitiría que la compañía estadounidense recuperara el control en un futuro'. Magna y RHJ se quedaron solos en la contienda después de la retirada de Fiat y de la china Beijing Automotive (BAIC).

La venta de Opel se enmarca en una restructuración más amplia. El gigante estadounidense, que el pasado 10 de julio salió de la quiebra, tras 40 días en suspensión de pagos, acordó esta semana vender su unidad sueca Saab a Koenig, un pequeño fabricante de autos de lujo, la primera de una serie de grandes ventas que la compañía tiene planeadas para reducir su tamaño.

En la localidad zaragozana de Figueruelas, donde se ubica la planta de GM en España, el presidente de su comité de empresa, José Juan Arceiz, aseguraba este viernes a Europa Press, no esperar de momento noticias sobre el futuro de la empresa. La plantilla española desconfía de Magna, que planea para Figueruelas un recorte de 3.500 de los 7.400 trabajadores directos de 2010 a 2012, y trasladar la producción del Corsa de tres puertas a la planta alemana de Eisenach.

La reunión 'hubiera pasado inadvertida si no fuera por la situación en la que estamos', declaró Arceiz. 'No esperamos que decidan nada, aunque todo puede ser, pero es una negociación muy dura y las fechas son orientativas'.