Público
Público

El Gobierno de Chávez convoca a sus seguidores a expresar apoyo por la expulsión de HRW

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Gobierno venezolano convocó a sus partidarios a expresar hoy en las calles su apoyo a la decisión de expulsar del país a las dos máximas autoridades en América de la ONG Human Rights Watch (HRW).

La convocatoria la hizo, a través de la emisora estatal de televisión VTV, el ministro de Informaciones, Andrés Izarra, quien, además, alertó que HRW forma parte de un "plan para generar un golpe e inclusive el magnicidio" contra el presidente Hugo Chávez.

"El plan está en marcha" y la ONG "es solo uno de los actores" del complot, una "organización fachada de Estados Unidos para intervenir en los países", aseguró Izarra, al convocar a una manifestación vespertina frente al palacio presidencial.

Será una marcha "para que el pueblo respalde la medida", insistió sin precisar si Chávez hablará ante sus seguidores.

El Gobierno de Chávez expulsó anoche al director y al subdirector para las Américas de HRW, el chileno José Miguel Vivanco y el estadounidense Daniel Wilkinson, horas después de la presentación en Caracas de un informe del grupo con críticas al Ejecutivo.

El Gobierno decidió la expulsión después de evaluar las declaraciones públicas hechas por Vivanco y establecer que con ellas "ha violentado la Constitución y las Leyes" del país, "agrediendo a las instituciones de la democracia venezolana" y se ha inmiscuido "ilegalmente en los asuntos internos", según alegó.

Una nota de la cancillería sostuvo que la expulsión fue decidida "con base en los valores constitucionales de defensa de la soberanía nacional y la dignidad del pueblo venezolano".

Asimismo, argumentó que Vivanco y Wilkinson entraron en el país con visado de turismo, lo que les impedía, según la cancillería, actividades al margen del "esparcimiento y recreación".

En el comunicado, el Gobierno dice notificar a ambos "la obligación de abandonar de manera inmediata la patria del Libertador Simón Bolívar", tras lo cual fueron embarcados en un avión que los trasladó a Brasil.