Público
Público

Hacienda sólo "analizará" a los contribuyentes que se han acogido a la amnistía fiscal

Las directrices de la lucha contra el fraude para 2013 incluyen, por primera vez, la investigación del juego 'online' y del comercio electrónico

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Agencia Tributaria potenciará el control sobre el juego online y el comercio electrónico, como una de las principales novedades del Plan de Control Tributario 2013 (el documento que contiene las directirces de la lucha contra el fraude para este año), en el que únicamente se menciona a los contribuyentes que se han acogido a la amnistía fiscal para asegurar que se analizará si sus regularizaciones se han ajustado a la finalidad prevista en el proceso.

En este sentido, el Plan de Control, publicado este martes en el Boletín Oficial del Estado (BOE), se limita a indicar, sin entrar en más detalles, que en el marco de sus planes de control, la Agencia Tributaria 'analizará si los contribuyentes que se han acogido a procesos de regularización voluntaria de su situación tributaria, ya sean estos ordinarios o extraordinarios, se han ajustado a la finalidad prevista en la normativa reguladora de dichos procesos'. Además, Hacienda añade que la información obtenida en estos procesos será cedida a las comunidades autónomas, pero precisa que sólo 'cuando resulte de interés para la gestión de los tributos respecto a los que sean competentes'.

Fuentes del departamento de Cristóbal Montoro han precisado que no se investigará a todos los contribuyentes que se han acogido a la amnistía fiscal, sino únicamente a los que presenten un 'perfil de riesgo', determinado por los parámetros que habitualmente usa la Agencia Tributaria. 'Se determinará qué supuestos pueden ser a priori más merecedores de una actuación específica', han indicado, y han añadido que la Agencia Tributaria debe dedicar el trabajo de inspección de sus funcionarios a trabajos de utilidad y seleccionar bien a los contribuyentes. 

En el resto de materias que se priorizarán de cara a este año, la Agencia Tributaria sí da más detalles. Es el caso de la novedosa comprobación de las actividades de juego por Internet, así como el control de la tributación de los premios y la investigación de las actividades de comercio electrónico. También señala que se obtendrá información sobre los datos de actividad de los operadores de juego en general, obtenidos a partir de los requisitos técnicos exigidos a las plataformas en el proceso de concesión de licencias, al tiempo que se identificará a los premiados, el importe de los premios y la forma de satisfacerlos. Desde este año, los premios de juego y loterías llevan un recargo del 20%.

En el caso concreto del comercio electrónico, Hacienda realizará actuaciones de investigación dirigidas, por un lado, a la catalogación de las principales operativas de gestión de negocio asociadas a actividades realizadas exclusivamente a través de la red, al objeto de determinar patrones de riesgo fiscal y, por otro lado, a obtener información sobre la actividad económica de los contribuyentes en internet. Asimismo, en materia de juego online se potenciarán las actuaciones de verificación y control de las declaraciones de los operadores online del Impuesto sobre Actividades de Juego y se verificará si han practicado las oportunas retenciones o ingresos a cuenta (la nueva retención del 20% sobre premios superiores a 2.500 euros).

El Plan de Control de este año también dedica especial atención a la evasión fiscal internacional y a lo que denomina 'planificación fiscal agresiva', materias a las que dedica apartados concretos. Así, sobre la fiscalidad internacional, Hacienda afirma que se trata de evitar la erosión de bases imponibles de las empresas multinacionales y el desplazamiento 'artificioso' de los beneficios empresariales a territorios de baja tributación o paraísos fiscales. De esta forma, la Agencia Tributaria potenciará el control de la actividad tranfronteriza que realizan tanto los residentes españoles en el exterior como los inversores extranjeros en España para evitar el deterioro de las bases imponibles que deban tributar en España y las bolsas de fraude de cuantía elevada.

Así, se investigarán las relaciones económicas de residentes en España con territorios de baja tributación, al tiempo que se llevarán a cabo análisis exhaustivos de los acuerdos de intercambio de información con paraísos fiscales para verificar su correcto cumplimiento. También se investigará a los contribuyentes que no han presentado la nueva declaración informativa de bienes y derechos situados en el extranjero cuando existan indicios de operaciones fuera de España que permitan presumir la existencia de estos bienes.

Se incrementarán un 25% las actuaciones sobre profesionales, artistas y deportistas para descubrir ingresos no declarados y gastos ficticios. Hacienda ha afirmado que los políticos no estarán entre estos sectores profesionales sobre los que incrementará la vigilancia.

En cuanto a la 'planificación fiscal agresiva', Hacienda analizará este tipo de prácticas por parte de las entidades residentes, especialmente de los grupos multinacionales, con el propósito de minorar artificiosamente bases imponibles generadas en España y evitar así su tributación en el país. En concreto, las actuaciones se centrarán, por un lado, en la comprobación de la deducibilidad de los gastos financieros, particularmente intragrupo, y la compensación indebida de bases imponibles negativas generadas tanto dentro como fuera de España. También se inspeccionará el desvío de rentas de actividades económicas a través de fundaciones y otras entidades sin ánimo de lucro o parcialmente exentas para minorar la tributación.

El resto de actuaciones que priorizará la Agencia Tributaria este año suelen ser las habituales en ejercicios anteriores, como el control de la economía sumergida y los signos externos de riqueza, el fraude organizado, las tramas de IVA, el blanqueo de capitales, el contrabando de tabaco, alquileres no declarados, estimación objetiva o procesos concursales.

Para combatir estos fraudes, Hacienda quiere seguir potenciando la presencia de los órganos de control en la calle para la realización de controles masivos y actuaciones de captación de información sobre actividades económicas abiertas al público. También continuarán las actuaciones presenciales para la detección de alquileres no declarados y, como novedad, se usarán otras fuentes de información como los registros administrativos o internet, además del consumo eléctrico.

Otra novedad de este año es que se analizarán las denuncias recibidas por realizar pagos en efectivo superiores a 2.500 euros en aquellos casos en los que se aporten elementos de prueba consistentes que permitan acreditar la veracidad de la denuncia realizada.

La Organización Profesional de Inspectores de Hacienda del Estado ha criticado que el Plan de Control Tributario de 2013 no incluya la amnistía fiscal como una línea principal de actuación, una petición reiterada desde hace meses y solicitada por este colectivo mediante un documento formal remitido a la directora de la Agencia Tributaria, Beatriz Viana.Los inspectores de Hacienda indican que únicamente se hace referencia a la declaración temporal extraordinaria, conocida como amnistía fiscal, en la exposición de motivos de la resolución por la que se aprueba el citado plan de control, pero lamentan que posteriormente no se refleja en las líneas de actuación que figuran en el texto. Para el colectivo, resulta 'llamativo' que en el plan figure, por ejemplo, la comprobación de alquileres no declarados, que en muchos supuestos suponen 'cantidades de fraude irrisorias' y, sin embargo, no figure la comprobación de la amnistía fiscal, con los 'importantes riesgos fiscales' que conlleva.

En este sentido, advierten del riesgo de que las regularizaciones extraordinarias hayan sido utilizadas para blanquear importantes sumas de dinero procedente de actividades ilícitas, o de la corrupción, ya que en la amnistía no se exigía la declaración del origen de las rentas. En relación con la petición de un plan especial de actuaciones que el colectivo efectuó a la Agencia Tributaria, afirman que tampoco figura incluido en el Plan de Control de 2013, y añaden que una de las causas de la falta de eficacia en la lucha contra el fraude fiscal es el 'deficiente' proceso de planificación de las actuaciones y de asignación de objetivos a la Inspección.

En concreto, denuncian que cada área de mayor riesgo fiscal se desglosa posteriormente en más de 100 planes de actuación diferentes de todo tipo, por lo que se dispersan los esfuerzos y la Inspección no actúa realmente con la intensidad necesaria sobre las áreas que representan el fraude más sofisticado. Además, indican que a cada equipo de inspección se le asigna un número excesivo de comprobaciones.

La Organización de Inspectores de Hacienda también señala que la Agencia Tributaria no dispone de recursos suficientes para llevar a cabo su función de lucha contra el fraude fiscal, ya que está sometida a 'importantes restricciones presupuestarias', que han supuesto una disminución del 12% de su presupuesto en los dos últimos años. 'El Plan de 2013 sigue una línea continuista con los anteriores, y al reconocer expresamente que no se dotará a la Agencia Tributaria de mayores medios, el fracaso está asegurado, como ha ocurrido con los anteriores, ya que no se va a poder actuar con la intensidad necesaria sobre las áreas que representan el fraude más sofisticado', subrayan los inspectores.

Por último, consideran 'acertadas' las directrices que figuran en el Plan de Control, aunque echan de menos otras medidas adicionales. Pese a todo, aseguran que no van a servir para reducir sustancialmente el fraude, como consecuencia de los defectos estructurales de la Agencia Tributaria en la planificación y asignación de objetivos a la Inspección, y de la falta de medios.ddddd