Público
Público

La huelga general paraliza Grecia mientra se teme más violencia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Una huelga general paralizó Grecia el miércoles, obligando a cancelar vuelos, cerrar bancos y colegios y restringir los servicios hospitalarios, en una movilización que aumentará la presión sobre el Gobierno conservador, afectado por los peores disturbios en el país desde hace décadas.

Los trabajadores corearon eslóganes antigubernamentales en el centro de Atenas antes del inicio de una manifestación convocada por los dos principales sindicatos griegos contra la política económica. Las autoridades se preparaban para un quinto día de violencia desde que la policía mató a un adolescente el sábado.

"La participación en la huelga es total, el país se ha paralizado", declaró Stathis Anestis, portavoz de la federación de sindicatos del sector privado GSEE.

El martes, decenas de jóvenes chocaron con la policía junto a un cementerio donde más de 5.000 personas vestidas de negro asistieron al funeral de Alexandros Grigoropoulos, cuya muerte encendió la ira por los escándalos gubernamentales, el desempleo y los altos niveles de pobreza, empeorados por la crisis económica mundial.

El opositor Partido socialista dijo que el Partido Nueva Democracia, que cuenta con una mayoría de un sólo escaño, ha perdido la confianza del pueblo y solicitó la convocatoria de elecciones anticipadas.

"El Gobierno y la policía están al borde del colapso", tituló el diario Ta Nea en su portada.

El primer ministro, Costas Karamanlis, cuyo partido ya va a remolque en las encuestas de opinión, pidió unidad a los líderes políticos y la cancelación de la manifestación a los sindicatos. Pero la oposición no era partidaria de alcanzar un compromiso.

"Su Gobierno y él son responsables de la crisis generalizada que el país y la sociedad griega está experimentando", dijo el portavoz del Partido Socialista George Papakonstantinou.

Un policía fue acusado de homicidio por la muerte de Grigoropoulos. La fuerza policial dijo que el oficial realizó tres disparos de advertencia cuando su automóvil fue atacado por 30 jóvenes el sábado, pero testigos dijeron que él apuntó directamente a la víctima.