Público
Público

Iberia registra unas pérdidas históricas

La aerolínea perdió 273,24 millones de euros en 2009, frente a los 31,96 millones que ganó en 2008

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Iberia registró unas pérdidas netas de 273,24 millones de euros en 2009 en 'uno de los ejercicios más difíciles de su historia', frente a unas ganancias de 31,96 millones de 2008, según informó este jueves la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

El resultado de explotación antes de amortizaciones y alquiler de flota (Ebitdar) cayó un 87,8%, hasta los 61 millones de euros, frente a los 500 millones del ejercicio 2008. El resultado de explotación, que incluye sólo las partidas recurrentes, cayó un 79%, hasta alcanzar unas pérdidas de 464 millones.

Los ingresos de explotación disminuyeron un 19,1%, hasta los 4.409 millones de euros, fundamentalmente debido al deterioro de los ingresos de transporte (pasaje y carga), como consecuencia de la caída generalizada de la demanda, mayor en el segmento de pasajeros de negocios. El ingreso unitario cayó un 14,2%.

Los costes de explotación se redujeron un 11,9%, ayudados por una 'importante' bajada de la factura de combustible. El resto de los gastos también disminuyó debido al ajuste de la actividad y a las iniciativas de ahorro puestas en marcha en el marco del Plan de Contingencia. La compañía redujo su plantilla en un 4,2% y la flota operativa disminuyó en 10 aviones.

No obstante, al finalizar el ejercicio, el balance de situación consolidado refleja 'la sólida posición financiera que mantiene la compañía' con un patrimonio neto de 1.551 millones de euros y un saldo disponible de 1.919 millones de euros.

Con respecto a las cuentas del cuarto trimestre, el grupo registró pérdidas netas de 91 millones de euros frente a los 'números rojos' de 19 millones de euros en el mismo periodo del ejercicio anterior. Los ingresos de exploración descendieron un 19%, hasta 1.076 millones de euros mientras que el Editdar se situó en terreno negativo, con pérdidas de 8 millones de euros.

En 2009, los ingresos de carga retrocedieron un 27,4% con respecto al ejercicio anterior, hasta los 251 millones de euros, aunque la caída se moderó considerablemente en el cuarto trimestre (17,1%) debido a la recuperación de la demanda.

Los ingresos generados por los servicios de 'handling' de Iberia se redujeron un 3,3% con respecto al ejercicio anterior debido al descenso del volumen de actividad de rampa, aunque en el cuarto trimestre mejoraron un 1,9% tras la incorporación de Vueling a la cartera de clientes.

No obstante, y a pesar de la crisis, la división de mantenimiento de Iberia registró unos ingresos anuales de 310 millones de euros, lo que supone un aumento de 12,5 millones con respecto al ejercicio precedente.

En cuanto a los gastos operativos anuales del grupo, estos se situaron en 4.930 millones de euros, lo que supone un descenso del 10,9% con respecto a 2008. La reducción obedece principalmente a menor consumo de combustible por recorte de actividad y mayor eficiencia de la flota y al descenso de los precios del petróleo, factores que situaron la factura por combustible en los 1.184 millones de euros, 482 millones menos que en 2009. No obstante, también influyeron sus planes de contingencia y de recorte de costes.

De cara al futuro, la aerolínea señala como principales riesgos la dependencia del sector a las perspectivas de crecimiento económico, la incertidumbre sobre la demanda y el impacto sobre el tráfico 'business' y la volatilidad de los precios del crudo y del tipo de cambio euro-dólar.

Además, la aerolínea especifica que durante 2010 buscará alcanzar acuerdos con los representantes de los colectivos de pilotos, tripulantes de cabina y personal de 'handling' para renovar sus respectivos convenios colectivos.

 

Iberia quiere anticipar a noviembre de 2010 la creación de una nueva compañía, que cubrirá sus rutas de corto y medio radio y que tenía previsto, inicialmente, poner en marcha el 1 de enero de 2011, avanzó hoy el consejero delegado de la compañía, Rafael Sánchez Lozano.

En una rueda de prensa para presentar los resultados de 2009, el consejero delegado de Iberia explicó que esta decisión se ha tomado por una necesidad urgente de transformar las rutas en estos dos segmentos, debido a la competencia de las aerolíneas de bajo coste, así como a un profundo cambio de tendencia en la demanda.

Iberia negocia este proyecto con la representación sindical y aunque Sánchez Lozano reconoció que para poner en marcha esta compañía en noviembre se necesita ir a un ritmo bastante rápido, es muy importante alcanzar el mayor consenso posible.

Asimismo, aseguró que no está previsto ningún trasvase de flota y personal de Iberia y que se trata de una nueva compañía, con una estructura similar a la de las 'low cost', capaz de competir con ellas.