Público
Público

El Ibex-35 cierra en tablas una semana nerviosa por Dubai

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

En un movimiento opuesto al de Wall Street, el mercado español superó el viernes los temores procedentes del golfo Pérsico, que han hecho tambalear los mercados de todo el mundo, gracias al rebote del sector bancario, castigado duramente en la víspera.

Tras el gran nerviosismo causado por la situación financiera de Dubai después de que el emirato pidiese una moratoria para la deuda de dos de sus principales fondos, los mercados de este lado del Atlántico valoraban con más tranquilidad las verdaderas repercusiones del problema.

que el jueves estuvo cerrado - celebraba con pérdidas el "black Friday", o arranque oficioso de la temporada de compras navideñas justo después de Acción de Gracias.

"Dubai es un problema muy específico y los participantes del mercado se darán cuenta de que no tiene nada que ver con la crisis global", señaló Heino Ruland, estratega de Ruland Research en Londres.

"A media sesión ya habíamos recuperado la caída de la mañana y luego ha entrado en juego la caza de gangas", indicaba un operador en Madrid.

El Ibex-35 terminó un sesión muy volátil con un avance de 119,3 puntos, un 1,02 por ciento, a 11.776,8 puntos, dejando la semana prácticamente en tablas con un saldo positivo del 0,5 por ciento.

Los grandes bancos recuperaron terreno, con avances del 1,3 por ciento para BBVA y del 1,2 por ciento para Banco Santander, mientras que Popular sumó un 2,8 por ciento, Bankinter cerca del 2 por ciento y Sabadell un 1,3 por ciento.

Telefónica también recobró el pulso y sumó un 0,8 por ciento.

En el sector energético, Repsol sumó un 1,3 por ciento, lo mismo que Gas Natural. Esta tarde, ambos grupos comunicaron que el conflicto con la argelina Sonatrach sobre la titularidad del campo de gas de Gassi Touil, Argelia, se ha resuelto sin indemnizaciones tras un laudo arbitral.

Fuera del Ibex, Española de Zinc (Zinsa) dejó atrás subidas anteriores conseguidas tras haber sido suspendida de cotización y bajó un 0,38 por ciento.

El jueves, la compañía anunció un acuerdo para recuperar los terrenos de su antigua fábrica, que acordó vender a la inmobiliaria Quórum Capital, en una operación que podría facilitar la obtención de financiación.

Cementos Portland tuvo una de las peores actuaciones del continuo al bajar un 3,9 por ciento, después de anunciar el jueves tras el cierre una ampliación de capital de 202 millones de euros con un descuento de casi el 30 por ciento.