Público
Público

La industria francesa del lujo ya ha salido de la crisis

Los ultrarricos vuelven a gastar en lujo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Que corra el champán! Las grandes firmas del lujo, un sector en el que Francia es líder mundial indiscutible, están anunciando estos días sus resultados trimestrales. Deslumbrantes. Tanto el grupo Louis Vuitton Moet Hennessy (LVMH), como De Gucci Group (filial de lujo del gigante PPR), Hermès o la firma inmobiliaria de altos vuelos Sotheby's Realty France han registrado incrementos vertiginosos en volumen de negocio y beneficios. La conclusión está clara: su clientela, los ultrarricos, se ha olvidado de la crisis y vuelve a gastar.

La filial francesa de Sotheby's especializada en el llamado sector 'inmobiliario de prestigio' (palacios, haciendas y hasta islas privadas en la costa sur de Bretaña) ha anunciado esta semana un incremento de sus ventas en el segundo trimestre del 36% respecto al mismo periodo de 2009. En el primer trimestre del año, el aumento fue todavía mayor, del 125%.

A sus clientes les afecta menos el paro y los ajustes de gasto público

Por su parte, y a una escala mucho mayor, el número uno mundial del lujo, LVMH, publicó unas ventas de 9.090 millones de euros en el primer semestre de 2010, lo que representa un 16% más. El beneficio neto se disparó un 53%, hasta 1.050 millones de euros.

El volumen de negocio de la firma de lujo De Gucci Group (+11%) tiró al alza de los resultados de su casa madre, Pinault-Printemps-Redoute (PPR), que sólo crecieron un 2%.

Ahora es China, y no Europa, el principal mercado de estas firmas

El análisis más certero de esa explosión de alegría lo dio la responsable de un fondo de inversión privado especializado, SG Actions Luxe, Isabelle Ardon, cuya propia compañía ha registrado un aumento de sus ganancias de un 40,23% en un año.

'Los planes de austeridad en el gasto público y las restricciones presupuestarias amenazan al consumo privado. No obstante, las rentas más altas no se verán afectadas por esos ajustes. Esta categoría de población está menos afectada por el problema del desempleo, y se beneficia de las subidas en bolsa. Los más ricos van a seguir gastando, e impulsarán sobre todo el volumen de negocios del lujo', explicó la gestora de valores de bolsa.

Cada vez cuesta más imaginarse a esos ultrarricos derrochadores poniéndoles el rostro de una anciana europea. LVMH, por ejemplo, ha registrado los principales aumentos de su volumen de negocio en Asia, Oriente Próximo y Rusia. El principal mercado de su selecto coñac Hennessy (que tiene un precio de entre 170 y 4.000 euros la botella, para cosechas convencionales) ahora es China.