Público
Público

Israel eleva el nivel de alerta tras el atentado en Dimona que se atribuyó Hamás

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las fuerzas de seguridad de Israel han elevado desde la pasada madrugada el nivel de alerta en tres distritos del país tras el atentado suicida de ayer en la ciudad de Dimona, que se atribuyó el movimiento islámico Hamás.

Fuentes de la Policía informaron de que se ha decretado el nivel de alerta 3, es decir, uno antes del máximo, en los distritos de Jerusalén, Tel Aviv y el desierto del Neguev, donde está Dimona, escenario ayer de un ataque suicida -y otro frustrado- y que costó la vida a una mujer de 74 años.

El segundo atacante no llegó a detonar sus explosivos porque resultó gravemente herido por su compañero y fue abatido por un policía israelí.

Según las fuentes, citadas por la radio la Voz de Israel, "la rapidez con la que varias organizaciones palestinas asumieron la autoría del atentado hace temer que haya otros suicidas en camino".

El diario Yediot Aharonot destaca que el anuncio revela la existencia de al menos otros dos suicidas "cuyas organizaciones no saben donde se encuentran" y "cuyas instrucciones son dirigirse a centros urbanos en Israel".

Son buscados en particular dos palestinos de Gaza cuyas fotografías y nombres difundieron las Brigadas de los Mártires de Al Aksa poco después de la explosión, al atribuirse el ataque en conjunto con los Frentes Popular y Democrático de Liberación de Palestina (FPLP y FDLP).

Al filo de la medianoche pasada el movimiento islámico Hamás se responsabilizó del atentado y aseguró que los terroristas no salieron de Gaza sino, según distintas valoraciones, de la ciudad cisjordana de Hebrón.

En un principio, las fuerzas de seguridad israelíes consideraron que los dos suicidas habían llegado por el desierto del Sinaí, aprovechando la apertura descontrolada de la frontera palestino-egipcia durante once días, y entre los cientos de miles de gazanos que salieron de la franja a aprovisionarse.

Sin embargo, el anuncio de Hamás ha desbaratado las teorías de los servicios de inteligencia israelíes, que tratan de confirmar ahora la identidad de los dos atacantes y si de veras salieron de Hebrón.

De confirmarse la huella islamista en el ataque de Dimona, sería la primera vez en tres años que Hamás, que controla la franja de Gaza desde junio de 2007, envía a terroristas suicidas contra Israel.

La organización suspendió este tipo de atentados después de aceptar una propuesta en ese sentido del presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abás, según la cual Israel cesaba a cambio sus asesinatos selectivos contra líderes políticos islamistas.

Entre 2003 y 2004 Israel mató a los principales dirigentes de Hamás -entre ellos el tetrapléjico jeque Ahmed Yasín y Abdelaziz Rantisi- en una estrategia disuasoria que obligó a sus líderes a una estricta clandestinidad.

El trato lo aceptó su actual dirigente Ismail Haniye, siguiente en la línea de sucesión y, por tanto, el blanco natural más inmediato de los servicios secretos de Israel.