Público
Público

La KFOR considera "inaceptable" el uso de la violencia contra sus soldados

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La fuerza de la OTAN en Kosovo (KFOR) calificó hoy de inaceptable el uso de la violencia contra sus soldados, que se saldó con 30 uniformados heridos, algunos por armas de fuego, en choques con civiles serbios en el norte de Kosovo.

En la mañana del lunes, los soldados internacionales desmantelaron una barricada que bloqueaba una carretera en Jagnjenica, en el municipio de Zubin Potok, lo que desató una batalla campal con los serbios del norte de Kosovo, que no reconocen la independencia del territorio.

La KFOR denunció que una minoría de radicales emplearon armas de pequeño calibre y bombas incendiarias contra su tropa, que respondió con "armas no letales" como gases lacrimógenos, balas de goma y cañones de agua.

"La OTAN tomará las medidas apropiadas para garantizar la seguridad de todo el pueblo de Kosovo", afirmó en el comunicado el almirante estadounidense Samuel Locklear, comandante de la Fuerza Conjunta Aliada de Nápoles.

El comunicado achaca a "elementos criminales que se hacen pasar por manifestantes" el uso de la violencia.

"Hay 30 soldados de la KFOR heridos en el hospital. No han sido hospitalizados debido a una protesta legítima", indicó el comandante de la misión de la Alianza en Kosovo, Erhard Drews, que subrayó que el uso de armas de fuego y bombas incendiarias no están legitimadas.

En los enfrentamientos también resultaron heridos varias decenas de manifestantes serbios, según fuentes médicas citadas por los medios serbios.

La KFOR también subrayó que es "imparcial" y que la misión entraba dentro de sus competencias ya que se trataba de asegurar la libre circulación, algo establecido en su mandato.

Los serbios que viven en el norte de Kosovo se oponen a cualquier extensión de la soberanía de Kosovo, que proclamó de forma unilateral su independencia en 2008, y acusan a la KFOR de salirse de su mandato de neutralidad y ayudar a Pristina a extender su autoridad.

El pasado miércoles, 21 soldados de la KFOR fueron heridos en otros enfrentamientos con un grupo de serbios de Kosovo que intentaron detener el desmantelamiento de una barricada en la localidad de Rudare.

Las tensiones en el norte kosovar continúa desde el pasado julio, cuando los serbios locales cortaron las carreteras de acceso a los puestos fronterizos de Jarinje y Brnjak en protesta por la decisión de Pristina de enviar policías de fronteras y funcionarios de aduanas a esos pasos con Serbia.

La KFOR está desplegada desde entonces en los dos pasos, que tras unos incidentes violentos el pasado verano declaró como "zonas militares".