Público
Público

Le piden 7 años por violar a una mujer que luego intentó suicidarse

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Fiscalía pide siete años de cárcel para un hombre que será juzgado hoy por violar en un domicilio de una localidad guipuzcoana a una mujer que intentó suicidarse tras la agresión cortándose las venas con una cuchilla en el baño del mismo piso, donde se refugió para escapar del acusado.

El Ministerio Público también reclama que el inculpado, que será juzgado en la Sección Primera de la Audiencia de Guipúzcoa, indemnice a su víctima con 18.000 euros, mientras que la acusación particular, que ejerce la perjudicada, eleva esta cantidad hasta los 36.000 euros y solicita que se encarcele al presunto agresor durante nueve años.

Según el escrito de acusación provisional del Ministerio Público, al que ha tenido acceso Efe, los hechos ocurrieron la mañana del 8 de agosto de 2004, cuando la víctima coincidió con el procesado y una amiga común en una zona de bares.

Posteriormente, el acusado, de nacionalidad marroquí, y la víctima decidieron subir al piso del hombre para "tomar unas copas" y, tras conversar durante un tiempo en una de las habitaciones, el procesado propuso a la mujer enseñarle otras dependencias del domicilio, hasta que llegaron a un dormitorio en el que, "sin mediar palabra", el acusado "arrojó a la víctima" sobre la cama "asaltado por un claro propósito libidinoso".

El procesado sujetó a la chica por los brazos y presuntamente le realizó "tocamientos lascivos" por todo el cuerpo, al tiempo que intentaba besarla.

La chica se quedó boca arriba, "paralizada y en estado de shock", circunstancia que presuntamente el hombre aprovechó para quitarle el pantalón corto que llevaba puesto y violarla, aunque la víctima "consiguió reaccionar", quitarse al agresor de encima y huir del dormitorio.

La agredida no pudo encontrar la salida de la vivienda y se encerró en el baño, mientras el inculpado gritaba y golpeaba la puerta para abrirla, lo que llevó a la chica a intentar suicidarse "cortándose las venas de las muñecas con unas cuchillas de afeitar".

Sin embargo, al cesar los golpes y los gritos, la mujer consiguió salir del baño y abandonar la vivienda, sin otras consecuencias.

La Fiscalía considera que estos hechos son constitutivos de un delito de violación por los que reclama siete años de cárcel para el acusado y que indemnice a su víctima con 18.000 euros por los daños morales sufridos.

Por su parte, la acusación particular, que explica que el intento de suicidio de la chica se debió a que actuó "aterrorizada" por la actitud del procesado, solicita nueve años de reclusión y que se prohíba al inculpado aproximarse y comunicarse con la mujer durante diez años, así como una compensación de 36.000 euros para la perjudicada.