Público
Público

El lehendakari abre las puertas a nuevos pactos sobre el Estatuto vasco

"No pretendo hacer una defensa numantina, no hay textos sagrados", asegura

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Estatuto de Gernika cumplió ayer 30 años, pero su celebración dejó patente la fractura que existe hoy entre los partidos vasco. Sólo representantes del PSE, del PP y de UPyD acudieron al acto conovocado por el Gobierno vasco en Ajuria Enea y trasladado finalmente a laLehendakaritza por la lluvia. Allí, Patxi López pronunció un discurso sin reproches por las ausencias y abierto al desarrollo del Estatuto.

'No pretendo una defensa numantina de un texto concreto, no hay, en política, textos sagrados intocables', dijo, antes de agregar: 'Lo mismo que la democracia es un sistema abierto, la política democrática es cambio y progreso'.

El lehendakari pronunció estas palabras ante los cien ciudadanos que habían acudido al acto tras el sorteo de plazas y representantes de la sociedad vasca. Entre ellos, estaban el ex líder del PNV y presidente de Petronor, Josu Jon Imaz, y el presidente de la BBK, Mario Fernández, quien apoyó a Juan José Ibarretxe en las elecciones vascas.

En el 30 aniversario del Estatuto, Patxi López quiso reivindicar su vigencia, 'como marco de convivencia de una Euskadi en la que quepamos todos' y, además, como instrumento 'que garantiza nuestro derecho a decidir'.

Evitó aludir a las 36 transferencias pendientes, pero quiso tender la mano para llegar a pactos, un día después de que el PNV exigiera el cumplimiento íntegro de esta ley, además de la exploración de sus potencialidades para resolver el 'profundo contencioso vasco' en un nuevo marco de relación entre Euskadi y el Estado.

Patxi López no dio una respuesta concreta, pero en su intervención quiso reivindicar la cultura política del pacto y poner de manifiesto, además, que 'el Estatuto es una propuesta abierta, una llamada al debate y a la unidad'. En la ceremonia previa, entregó las distinciones Lan onari (Al buen trabajo) al periodista Iñaki Gabilondo; al político Juan Mari Bandrés, que no pudo recoger el reconocimiento personalmente; al presidente del Grupo Mondragón, José María Aldekoa, y a la montañera Edurne Pasaban. También dio la distinción Lagun onari a México, por su ayuda al pueblo vasco en ladictadura.

Por su parte, la parlamentaria de Aralar Aintzane Ezenarro afirmó en Zarautz que el Estatuto 'no es punto de encuentro' e instó al Gobierno vasco a 'iniciar un diálogo para buscar un acuerdo sobre el derecho a decidir'.

En la misma línea, el secretario general de EA, Peio Urizar, lamentó que el Estatuto no se haya cumplido 'ni en espíritu ni en letra' y reclamó que se permita al pueblo vasco decidir'. El coordinador general de EB, Mikel Arana, censuró al Gobierno vasco por gastar 'medio millón de euros en celebrar el incumplimiento' del Estatuto.