Público
Público

Leve reforma del secreto bancario en Suiza, Austria y Luxemburgo

Los bancos andorranos mantendrán la confidencialidad de sus clientes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Suiza, Austria y Luxemburgo se sumaron ayer a una lista de países que quieren despegarse la etiqueta de paraísos fiscales. Como Andorra y Liechtenstein, que hicieron el mismo anuncio el jueves, estos estados se comprometen a relajar el secreto bancario, sin eliminarlo por completo.

La Comisión Europea celebró la iniciativa, pero la portavoz del comisario de Fiscalidad y Unión Aduanera, Lászlo Kovács, precisó que el anuncio no supondrá la modificación automática de la Directiva de Impuestos de Plusvalías, que reconoce a Austria, Bélgica y Luxemburgo el derecho al secreto bancario y les excluye así del sistema de intercambio de información sobre ingresos por intereses que rige en el resto de la Unión Europea.

Esos tres países no han concretado cómo pondrán en práctica sus planes, y en Suiza podría celebrarse incluso una consulta popular sobre el asunto. Los paraísos fiscales permiten eludir cada año en todo el mundo 96.000 millones de euros en impuestos, según un informe de Intermón Oxfam difundido ayer.

El miedo a la “lista negra” de paraísos fiscales con sanciones que quiere presentar el G-20 en Londres en su cumbre del 2 de abril ha forzado a estos países a actuar. Por eso, reformarán los acuerdos bilaterales de doble imposición, para incluir cláusulas de intercambio de información.

Proceso en EEUU

Pero Suiza conservará el secreto para sus propios contribuyentes, según explicó ayer en Berna el ministro de Hacienda, Hans-Rudolf Merz. El Gobierno helvético ha encargado a un bufete de abogados de EEUU que defienda su punto de vista en el proceso civil contra el banco UBS. Las autoridades de EEUU reclaman a UBS datos de 52.000 clientes, pero el banco sólo ha facilitado de momento 300.

En Suiza, el “olvido” de intereses y dividendos en las declaraciones de impuestos no es punible. A partir de ahora habrá intercambio de información con autoridades extranjeras aún en el caso de que no haya una investigación abierta, y sólo bajo una “sospecha fundada”, dijo Merz. Lo mismo explicó su homólogo austríaco, Josef Pröll.

Sólo un día después de que se hiciera público que el Gobierno en funciones andorrano se había comprometido a aprobar una ley que cambiara parcialmente el secreto bancario, la Asociación de la Banca Andorrana (ABA) se apresuró a aclarar que no facilitará listados colectivos de clientes y que los futuros acuerdos bilaterales con España, Francia o Portugal “garantizarán la protección de los datos de los clientes con carácter general y, por lo tanto, la confidencialidad de la banca andorrana que asegura el secreto bancario”.

Como Andorra, Suiza y Holanda asumen ahora criterios de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico. Su secretario general, Ángel Gurría, calificó de “progresos reales” los esfuerzos por una mayor transparencia de estos países europeos, como los de otras plazas financieras como Singapur, Hong Kong, la Isla de Man y las Islas Caimán.

Desde la cumbre del G-20 en Washington en noviembre pasado se han firmado una veintena de acuerdos de intercambio bilateral de información fiscal.