Público
Público

Mas denuncia el maltrato a Catalunya y Rajoy le promete más inversiones

El líder de CiU elude la cuestión soberanista pero incluye en su lista de agravios que la comunidad es la que más contribuye al PIB de España y la menor dotada de infraestructuras públicas.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el de la Generalitat de Catalunya, Artur Mas, han discutido sobre las inversiones del Estado en las infraestructuras catalanas en sendos discursos tras la inauguración del AVE Barcelona-Girona-Figueres. Mientras Mas ha recriminado a Rajoy que Catalunya es la comunidad que recibe menos dotación presupuestaria para infraestructuras públicas a pesar de ser la que más contribuye al PIB, Rajoy le ha recordado que Catalunya es la primera comunidad que tiene integradas entre sí todas sus provincias en una red nacional y europea.

Combinando catalán y castellano, Mas ha reivindicado ante Rajoy y la ministra de Fomento, Ana Pastor, la necesidad de completar el Corredor Ferroviario Mediterráneo como infraestructura clave de conexión con Europa no sólo para Catalunya, sino para toda España. 'Ahí se concentra gran parte de la exportación del conjunto de España, con el liderazgo de Catalunya', ha destacado Mas, quien ha calificado de 'fundamental' que en situaciones de recursos escasos como la actual se invierta allí donde la inversión tenga un mayor rendimiento económico y social. 'Y eso significa en España el Corredor Mediterráneo', ha remarcado.

El presidente catalán ha querido hacer notar además que la aspiración catalana de conexión con Europa viene dada por la educación europea de la comunidad, pero también por el liderazgo que Catalunya ha ejercido en el sur del continente y por su dimensión. Es por ello que Mas ha asegurado que la 'auténtica' unidad de mercado no hay que buscarla en los mercados tradicionales, sino a nivel europeo. 'La auténtica dimensión que nos conviene la tenemos que buscar a escala europea', ha dicho, para lo que es necesario 'una gran conectividad con el resto de Europa'.

En relación con la puesta en marcha de la línea de AVE entre Barcelona y Figueres (Girona), Artur Mas ha querido dejar claro que no es un privilegio, sino 'un acto de justicia' con Catalunya y con el Corredor Mediterráneo.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha celebrado inaugurar hoy el tramo del AVE entre Barcelona y Figueres (Girona) porque permite anular distancias y 'unir territorios', al tiempo que ha instado a Catalunya a ejercer de 'polo' de España en la recuperación económica. Rajoy ha subrayado que 'las vías férreas han sido como costuras capaces de acercar los más diversos territorios en aras de una voluntad común'.

Rajoy ha intentado disipar dudas sobre la voluntad del gobierno de implantar este ancho de vía 'entre Barcelona, Valencia-Alicante y Murcia-Cartagena', pero ha puesto sobre todo el acento en 'los logros que podemos alcanzar juntos'. Un concepto que ha repetido por activa y por pasiva. Hay que entender 'este AVE', ha dicho, como 'la expresión tangible de los logros que podemos alcanzar juntos, porque es nuestra voluntad de avanzar juntos lo que nos permite abrir grandes caminos'. 

En el mismo tono se ha expresado el príncipe Felipe, que se ha dirigido a los asistentes en castellano, y también en un correctísimo catalán. El Príncipe de Asturias y Girona ha destacado  la importancia de la red de alta velocidad como un elemento de cohesión, vertebración territorial e impulso económico del país, que ha situado además a España como un 'modelo a imitar' en todo el mundo. 'Empresas públicas y privadas de toda España están consiguiendo contratos muy importantes en muchos países del mundo, como el AVE del desierto, que unirá las ciudades de Medina y La Meca, en Arabia Saudí', ha señalado Don Felipe.

El príncipe ha remarcado que el AVE a Girona y Figueres es un ejemplo de inversión productiva que contribuye a superar las desigualdades territoriales, a estimular el crecimiento económico y a promover el desarrollo social. 'Pero es también un símbolo de progreso, de eficacia, de superación y de orgullo colectivo ante el mundo', ha incidido. En un discurso en castellano y catalán, el príncipe ha recalcado que la inversión en infraestructuras constituye un motor de crecimiento que mejora la competitividad de la economía, fomenta la generación de empleo y mejora la calidad de vida de los ciudadanos.

El encuentro entre Rajoy y Mas se produce después de tres meses y medio sin verse. En medio de una gran expectación mediática -más de 200 periodistas se han acreditado para cubrir este trayecto inaugural del AVE-Barcelona-Girona-Figueres, Rajoy y Mas, con un semblante relajado, han intercambiado algunas palabras mientras esperaban, junto a la ministra de Fomento, Ana Pastor, la llegada del príncipe Felipe. Posteriormente, y acompañados también de la delegada del Gobierno en Catalunya, Llanos de Luna, y de la presidenta del Parlamento catalán, Núria de Gispert, han subido al tren, que ha partido puntualmente a las 11.00 horas de la estación de Sants con destino a Figueres y Girona.

La nueva infraestructura llega con ocho años de retraso   La comitiva institucional ha viajado en el primer vagón, donde el príncipe, Mariano Rajoy, Artur Mas y Ana Pastor han compartido mesa y conversación. El príncipe se ha sentado junto a la ventanilla, al lado de Rajoy, mientras que Mas ha tomado asiento frente a don Felipe, acompañado de Ana Pastor. El esperado encuentro entre Mas y Rajoy ha durado cerca de tres horas.

La última vez que Rajoy y Mas coincidieron fue el pasado 20 de septiembre, cuando el jefe del Ejecutivo catalán acudió a La Moncloa a negociar sin éxito el pacto fiscal. Ese encuentro derivó, cinco días después, en la convocatoria anticipada de elecciones en Catalunya Desde entonces, varias situaciones han provocado el distanciamiento entre ambos dirigentes y han enfriado aún más su relación.

Coincidiendo con la inauguración de la alta velocidad, las CUP han convocado una manifestación en Girona en protesta por los perjuicios que han originado las obras del AVE, algunas sin terminar, en la ciudad de Girona.

Hasta ahora, Girona era la única capital catalana a la que aún no había llegado la alta velocidad. De este modo, quedará conectada con Barcelona en 37 minutos y con Madrid, en poco más de tres horas y media. La línea se pondrá en marcha el miércoles con nueve servicios diarios por sentido, de los cuales ocho conectarán con Madrid y dos servirán como enlace con el TGV que va a París. Esta conexión permitirá también acortar los tiempos para trayectos como Madrid-París o Barcelona-París, ya que de la capital española a la capital francesa se tardará ahora en tren unas diez horas aproximadamente, mientras que Barcelona quedará conectada con París en unas siete horas. El billete sencillo del AVE Barcelona-Girona costará 15,7 euros, mientras que el de Barcelona-Figueres valdrá 20,20 euros.

No obstante, el AVE llega a Girona con ocho años de retraso, ya que inicialmente estaba previsto que la alta velocidad llegara a la ciudad en el año 2004. Con la puesta en marcha de este tramo se completa la conexión Madrid-Barcelona-frontera francesa de alta velocidad, de 804 kilómetros de longitud total. Su construcción ha supuesto una inversión superior a los 3.700 millones de euros, sin incluir las obras de adecuación de las estaciones de Sants, Girona y Figueres-Vilafant.

La nueva infraestructura, que forma parte sustancial del Corredor Ferroviario Mediterráneo, permite la conexión en alta velocidad entre las cuatro capitales de provincia catalanas y de éstas con el resto de España. La inauguración de este tramo amplía en 131 nuevos kilómetros la red española de alta velocidad, que suma ya 3.000 kilómetros.

DISPLAY CONNECTORS, SL.