Público
Público

Micheletti: "Hay tranquilidad a lo largo y ancho del país"

El presidente golpista de Honduras extiende hasta el próximo viernes el toque de queda

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El nuevo presidente de Honduras, Roberto Micheletti, ha asegurado que  'hay tranquilidad a lo largo y ancho' del país, tras dos jornadas de manifestaciones a favor y en contra del depuesto gobernante Manuel Zelaya.

Micheletti, quien ha extendido hasta el próximo viernes el toque de queda vigente desde el domingo, después del derrocamiento de Manuel Zelaya como gobernante, ha informado —a través de su portavoz René Zepeda— de que el toque de queda se reducirá en dos horas. A partir de hoy, será entre las 22.00 y 05.00, hora local (de 04.00 a 11.00 GMT).

Entre el domingo y lunes el toque de queda estuvo en vigor de las 21.00 a las 06.00 horas locales (03.00 y 12.00 GMT).

El ambiente de hoy en la capital estuvo marcado por manifestaciones desarrolladas, sin incidentes, por detractores y seguidores de Zelaya en dos lugares de la ciudad, los primeros a un lado de la catedral, mientras que los segundos a pocos metros de la Casa Presidencial.

Sin embargo, a diferencia de ayer no se produjeron enfrentamientos ni violencia entre los manifestantes y la Policía.

Micheletti aseguró a la prensa que el toque de queda ha contribuido a reducir la delincuencia en el país y exhortó a los hondureños a mantener la calma para contribuir a la normalización de las actividades.

Por su parte, el Gobierno de Estados Unidos y la Organización de Estados Americanos (OEA) han dejado en claro que no piensan sentarse a negociar con el Gobierno de Micheletti.

Un funcionario de alto rango del Gobierno estadounidense dijo a los periodistas, en condición de anonimato, que EE.UU. no se reunirá con el Gobierno instalado tras el golpe militar del domingo pasado que destituyó al presidente Manuel Zelaya.

Preguntado sobre si EEUU recibirá a los emisarios que Micheletti prevé enviar a Washington, el funcionario contestó con un categórico 'no'.

Micheletti reafirmó que enviará emisarios a Estados Unidos y remitirá notas a organismos internacionales y embajadas en Tegucigalpa para que 'tengan conciencia' de lo que en Honduras 'ha pasado'.