Público
Público

Michelle Williams dice su papel en "Wendy y Lucy" fue un regalo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La directora Kelly Reichardt reconoce que su película "Wendy y Lucy" es deprimente, pero la actriz Michelle Williams asegura que trabajar en este filme de bajo presupuesto fue un regalo.

Williams ha obtenido críticas muy positivas sobre su interpretación de Wendy, una vagabunda que persigue una vida mejor pero que sufre una serie de reveses que culminan en la muerte de su perra Lucy. La película será estrenada esta semana en cines de Nueva York y Los Ángeles.

"Es un regalo poder trabajar en exactamente la misma manera que siempre has querido hacerlo. Me siento realmente afortunada", dijo Williams, sentada junto a Reichardt en un sofá en la distribuidora de la película, Oscilloscope Laboratories, en el barrio Tribeca de Nueva York.

"Las interpretaciones no son interpretaciones, son simplemente como un documental, sientes que estás espiando a las personas, y ese siempre ha sido el tipo de cine que me gusta", agregó.

Hecha con menos de 500.000 dólares, "Wendy y Lucy" fue estrenada en mayo en el Festival de Cine de Cannes donde Lucy, la mascota de Reichardt, obtuvo una versión extraoficial de la Palma de Perro por su papel.

"Quitaba protagonismo, siempre buscando la cámara", bromeó Williams sobre su compañera de reparto en la película que fue rodada en 18 días en agosto de 2007 en la ciudad de Portland, Oregon, y en sus alrededores.

Reichardt escribió el guión con Jon Raymond, con quien también trabajó para la película de 2006 "Old Joy".

Williams dijo que no consideraba que la historia de "Wendy y Lucy" fuera deprimente.

"Personalmente me gusta ver ese tipo de películas", señaló. "Las encuentro reconfortantes porque me hacen sentir menos sola", apuntó.

Tras un difícil año lidiando con la pérdida del actor Heath Ledger, su ex pareja y padre de su pequeña hija Matilda, Williams se tomará un tiempo "para descansar".

Ledger, de 28 años, murió en enero a causa de un sobredosis accidental de analgésicos y otras sustancias en Nueva York.

/Por Michelle Nichols /