Publicado: 21.04.2009 10:27 |Actualizado: 21.04.2009 10:27

Un millón de dólares por la virginidad de Susan Boyle

La nueva reina de la televisión británica ha recibido esta jugosa oferta por parte de una productora de cine porno, que ha puesto a la indecente proposición una semana de caducidad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Tras la macabra estela que dejó la muerte de la enferma de cáncer Jade Goody la televisión británica no ha tardado en coronar a su nuevo muñeco mediático. Susan Boyle, una desempleada escocesa de 47 años, se ha convertido en el último fenómeno televisivo en el Reino Unido después de su actuacion en un 'reality' de la cadena ITV: Britain's got talent.

Poco agraciada en facciones, la popular cantante, deslumbró a una audiencia de más de once millones de personas gracias a la potencia y personalidad de unas cuerdas vocales que no hacían juego con su rostro. Tras interpretar en el 'casting' de un modo magistral el clásico del musical de Los Miserables (Víctor Hugo) I dreamed a dream, Boyle declaró que nunca la habían besado y entonces se encendió la mecha. Menos de una semana después de que el mundo sepa de su existencia su popularidad le ha llevado ahora a protagonizar un nuevo episodio digno de cine: la oferta de un millón de dólares por perder su virgindad en una película porno.

El papel de Robert Redford lo encarnaría la productora estadounidense de cine para adultos Kick Ass Frilms, quien ha hecho a Boyle la indecente propuesta, según publica en su edición digital el diario The Sun.

¿El pacto? Un millón de dólares por perder su virginidad ante las cámaras, pero el trato también tiene letra pequeña: una semana de caduciad. Boyle cuenta con siete días para decidir si deja de ser una trabajadora social mojigata para convertirse en una estrella del porno internacional. 

Según Mark Kulkis, mandatario de la productora de cine para adultos, "nosotros queremos conseguir lanzar la película ahora que Susan tiene la atención de todo el mundo". "Además, despúes de 47 años de virginidad, seguro que ella también está ansiosa por acabar con ello", sentencia Kulkis.

Pero además, la productora de cine erótico ha convertido la propuesta en un fenómeno 2.0 al montar una página web en la que los fans de la británica incluso puede proponer posibles títulos para el filme, en caso de que éste llegue filmarse finalmente en Estados Unidos, país al que Boyle debería desplazarse para la grabación de la película.

Mientras Boyle se pronuncia al respecto, The Sun informa por otra parte de que el vídeo de la escocesa en el 'casting' que la catapultó a la fama hace tan sólo unos días ya ha recibido más visitas en YouTube que el discurso del propio Barack Obama tras ganar las elecciones presidenciales el pasado mes de Noviembre. Desde luego, todo un fenómeno imparable que podría acabar en final orgásmico.